Hermanas del alma, la actriz Shienna y la diseñadora Savannah han convertido su pasión en una firma de ropa.

"Son las prendas que siempre buscas y nunca encuentras”, aseguraba Sienna Miller a quienes le preguntaban sobre cómo iba a ser la primera colección de su propia firma de ropa, Twenty8twelve by s. miller. Elegido el nombre –que hace referencia a su fecha de cumpleaños, el 28 de diciembre–, Sienna y su hermana Savannah se pusieron manos a la obra, y el fruto de su esfuerzo ya está en las tiendas. Durante décadas, las famosas decían que diseñaban, pero raramente veíamos el resultado. En los últimos tiempos las cosas han cambiado mucho. Cierto que Sienna no es la primera en firmar el diseño de una ropa que se asoma al escaparate de una tienda auténtica, de ésas en las que podemos comprar de verdad. Antes que ella lo han hecho Madonna para H&M, Kate Moss para Top Shop, Sarah Jessica Parker para Steve & Barry’s, Victoria Beckham para Rock & Republic, Penélope y Mónica Cruz para Mango...

Pero, a diferencia de todas ellas, Sienna no se limita a un edición especial de una veintena de prendas para otra marca. Ella traspasa la mera línea de ropa, mete las manos en la masa y crea marca e inaugura tienda –ambas bajo el mismo nombre– que puede llamar propias. O, al menos, a medias con su hermana Savannah. Para todo eso cuenta con el apoyo total de Pepe Jeans. De hecho, cuenta la leyenda que todo el proyecto se gestó durante la sesión de fotos de los anuncios que Sienna ha protagonizado para esta firma. Ella hablaba con entusiasmo de las habilidades de su hermana para el diseño y demostraba su soltura con el concepto de creación y distribución de moda; ellos la animaron a que diera el salto a la industria. “Nuestra inspiración es ecléctica y abarca desde el oscuro Londres dickensiano hasta la campiña francesa del siglo XIX, pasando por el rock and roll de los años 70 en Nueva York”, afirman las hermanas.

Su referencia: Patti Smith. A la madrina del punk neoyorquino de los 70 la cita Sienna como fuente de inspiración. Sus típicos pantalones ceñidos, sus sempiternas chaquetas de cuero y sus camisetas desbocadas componían un potente look que ha servido de modelo para la reintepretación elegante que han hecho en Twenty8twelve. De hecho, la colección de las Miller cuenta con 80 prendas básicas pero sofisticadas, elaboradas con técnicas de confección antiguas –dénim con un bello acabado, punto majestuoso, vestidos, cazadoras y prendas informales...–, que además cumplen otro objetivo esencial para las hermanas: precios asequibles. A esta mezcla de piezas románticas, con un toque gótico y rockero, la han bautizado con el título de “Antología de la rebelión”.

SIENNA MILLER

Nacida en Nueva York e hija de padres divorciados –él, banquero; ella, profesora de interpretación y responsable de la sede londinense del Instituo Lee Strasberg, el del famoso “método”–, Sienna es un espíritu libre que pasó la mayor parte de su infancia en internados de la campiña inglesa, donde aprendió pronto a valerse por sí misma.

• Icono de moda...Pese a sus ocho películas pendientes de estreno en nuestro país para los próximos 12 meses, a Sienna se la conoce más por su ya extinto compromiso matrimonial con Jude Law, a quien conoció rodando “Alfie”, y por su constante aparición en revistas femeninas como ejemplo de lo que es tener gusto para vestirse. ¿Alguna duda de que su estilo enamora? Al día siguiente del estreno de “Factory girl”, las ventas de los pantalones que llevaba se dispararon hasta un 350% en la tienda donde los había comprado.

• ...Y diosa doméstica. Aunque es el alma de las fiestas más “in” del momento, confiesa que lo que realmente le gusta es quedarse en casa, pasar todo el día en pijama, leer sus libros favoritos –”En el camino”, de Jack Kerouac es su lectura de cabecera– y pasear a sus dos perros, Porgy y Bess. También reconoce que se emoció cuando su amiga Theodora Richards le presentó a su ídolo de juventud, nada menos que su papá, Keith, guitarrista de los Stones. Y sí, espera encontrar algún día al hombre perfecto, “alguien que me haga reír y en quien pueda confiar de verdad”, asegura.

SAVANNAH MILLER

Sus padres vivían en Hong Kong cuando ella llegó al mundo y hasta que cumplió nueve años cruzó el planeta con ellos varias veces. Después se estableció en Gran Bretaña con su madre y su hermana pequeña, Sienna, a la que saca tres años. Ahora vive en el campo, en Stroud, lleva tres años casada con un constructor de casas ecológicas y tiene un niño de dos años, Moses.

• Pasión creativa. Diseñadora vocacional, mientras Sienna se decantaba por focos y bambalinas, ella prefería patrones y alfileres. Estudió en Central San Martin’s, la prestigiosa escuela de moda londinense en la que también se formaron Stella McCartney y John Galliano, y, tras graduarse, trabajó dos años con Alexander McQueen. Después, como freelance, puso su creatividad al servicio de Matthew Williamson y Betty Jackson.

• Orgullo fraternal. Serena y con aire de hada, no le teme a las críticas que la sitúan a la sombra de su hermana famosa: “Lo tengo superado”, dice. A Sienna la adora y lleva siempre colgado de su cuello el regalo de bodas que ésta le hizo, un colgante de oro que lleva grabado un verso de E. E. Cummings, su poeta favorito: “Llevo tu corazón / lo llevo en mi corazón”.

UN ESPACIO PERSONAL

Han visto cumplido uno de sus sueños de la infacia: las hermanas Miller ya tienen su propia tienda de ropa. Pero es que, además, en ella venden sus diseños, las mismas prendas que imaginaron durante años y que ahora han cobrado vida. De su primera colección, Sienna está muy orgullosa de los pantalones con cremalleras. Savannah no se decide por ninguna prenda porque les tiene cariño a todas. Planteada con el mismo mimo creativo que han aplicado a la colección, la tienda es un espacio singular, un oasis dentro de otro oasis urbano, el barrio “ultrahip” de Notting Hill, en el 172 de Westbourne Grove. Las “fashionistas” ya tienen una nueva dirección para su peregrinaje. Pero no sólo de Miller vive Twenty8twelve by S. Miller y en la tienda se puede encontrar calzado firmado por Jenne O y joyas de los diseñadores Philippa Holland y Lisa E Moss. Todo ello, en preciosistas y delicadas vitrinas médicas antiguas. El diseño del espacio es obra del artista David Cooper, que ha elegido una paleta de blancos envejecidos y maderas de estilo vintage, que ha combinado con elementos de forja tradicional inglesa y antigüedades que ha localizado personalmente en los puestos del mercadillo de New Caledonian y del vecino de Portobello Road. Cooper, que también ha creado el escaparate, es el autor de los cuadros que cuelgan de las paredes, una auténtica retrospectiva de su obra entre 1986 y 2007.