Encajes antiguos, tejidos vaporosos, tonos suaves... El romanticismo está en aire