Sensuales, transgresoras, aventureras... Las damas de la literatura (reales o ficticias) siempre han marcado estilo.