Chaquetas de pelo, formas trapecio, botas altas...los 50, los 60 y los 70 se reinventan para dar color al frío. Éstas son las prendas claves del invierno: vestidos de punto, con apliques de pedrería o lentejuelas; botas altas, pamelas, gorros de lana, medias de colores y bolsos de charol; pantalones de pinzas, jerséis de cuello alto y camisas de satén; chaquetas XXL, acharoladas y con pelo en el cuello; con pantalones de pinzas y camisa de satén...El estilo más retro entra en tu armario.