Rebeldes sin causa, como James Dean o Natalie Wood. Por eso la estética de los 50 es su inspiración.