Los destellos del oro se combinan con el protagonista del verano: el blanco. Deja que su brillo ciegue tus ojos.