Aristocrazy, la firma de joyas "accesibles" de la casa Suárez,  se estrenó en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. Es la primera vez que una firma de joyas se sube a la pasarela y lo ha hecho a lo grande, con un espectáculo audiovisual y con los aplausos y los vítores de gran parte jet set madrileña.

Aristocrazy ha presentado una colección compuesta por impresionantes piezas XXL en plata, oro, perlas australianas y piedras preciosas, valorada en 200.000 mil euros, según Juan Suárez

Las modelos, enfundadas en un buzo negro hiperajustado desde el cuello hasta los pies, lucían las sobredimensionadas creaciones de Aristocrazy, mientras varios juegos de luces y vídeos se proyectaban por la pasarela.

La colección, de marcado corte medieval en el que las armaduras se reinventan, recoge tres claras tendencias: natural (en la serpiente es la pieza fetiche), étnica (collares en oro, similares a los que portan las mujeres jirafas) y clásica (elementos con estructuras geométricas).