Algo tan sencillo como agarrarse de la mano al pasear puede decir mucho de la relación de una pareja o incluso del momento vital que están atravesando.

¿Has observado alguna vez cómo se cogen las parejas de la mano? Haz este pequeño ejercicio de observación y verás que no todos lo hacemos igual. Y es que el hecho de que una pareja se agarre de la mano mientras pasea o cuando acude a una fiesta o evento puede dar mucha información sobre el tipo de conexión que existe entre ambos. Hacemos un repaso de las más comunes:

1 - Si al darte la mano él coloca la palma de la mano hacia arriba y tú hacia abajo en vuestra relación él tiene un papel dominante, pero no necesariamente en un sentido negativo. Puede ser un signo de que él es la persona que suele llevar la iniciativa o es más resolutivo a la hora de tomar determinadas decisiones o simplemente tiene una personalidad o carácter algo más fuerte. Simboliza una unión basada en el cariño, pero no en la pasión. 

2 - Manos entrelazadas. Si entrelazáis las manos cuando paseáis o camináis existe una fuerte conexión entre vosotros. Si bien es importante que ambos entrelacen las manos con fuerza (no hasta hacerse daño ni muchísimo menos, pero sí con ganas), pues si uno de ellos la deja suelta o sin fuerza no es un buen síntoma. También el hecho de entrelazar las manos puede ser un signo de que la pareja está viviendo un momento apasionado. 

3 - Si os agarráis un solo dedo al daros la mano. Es un signo de que a ambos os gusta mantener vuestro terreno y tener cotas altas de independencia. Son parejas en las que los dos necesitan que uno respete el espacio del otro. Otra posibilidad, sobre todo en el caso de las parejas más consolidadas, tiene que ver con que esa forma de dar la mano indique que estáis viviendo un momento delicado en el que uno de los dos está necesitando volver a sus aficiones o retomar sus amistades. 

4 - Si te agarra la mano y además refuerza la unión con la otra mano puede indicar un punto de máxima conexión en la pareja, aunque también puede dar lugar a un excesivo sentimiento de posesión sobre la otra persona. Es algo que tendrás que analizar con otros comportamientos, pues no siempre es algo positivo.

5 - Si de vez en cuando te agarras de su brazo. Es un signo de que buscas protección en la pareja o te encuentras en un momento de tu vida en el que necesitas sentir seguridad en tu relación. También se emplea en los eventos o actos sociales en los que, por pudor, se usa esta fórmula en lugar de la que saldría de forma natural que sería darle la mano. 

6 - Si él te coge de la mano y sitúa su palma de la mano hacia arriba tirando, en cierto modo, de ti. Puede indicar que lleváis distintas velocidades en la relación o que os encontráis en distintos momentos vitales. Es probable que él, el que tira de la mano, intente que te impliques más en sus asuntos y que tomes decisiones de pareja más rápido de lo que tú estás dispuesta a aceptar.También puede ser una señal de que te estás dejando llevar por la rutina en la relación. 

7 - Si casi nunca caminas de la mano con tu pareja, puede ser una señal de que uno de los dos no se siente comprometido con esa persona, aunque también puede tener que ver con la timidez o el deseo de preservar la intimidad. Habrá que atender a otros signos para valorar si el hecho de no darse la mano puede suponer una alerta en la relación y no tomar decisiones precipitadas.​