Cómo reforzar tu relación de pareja en las vacaciones de verano

  • Las vacaciones son un periodo de alerta máxima: muchas parejas se rompen en esta época. Pero pasar más tiempo juntos no tiene por qué estropear la relación. Con la ayuda de la Escuela de Parejas, de la Universidad de Padres, te damos las claves para que tu pareja sobreviva a los estragos de la convivencia veraniega. 

Dicen las estadísticas que una de cada tres separaciones (divorcios o rupturas) se producen durante el periodo postvacacional, pero lo cierto es que, tal como explica Cayetana García, psicóloga y tutora de la Escuela de Parejas on line (Universidad de Padres), esto no tiene nada que ver con la época del año sino con lo que su llegada acarrea: "disponemos de más tiempo en pareja y si los problemas se arrastraban desde hace tiempo suele ser el momento en el que éstos salgan a la luz o se agraven si seguimos manteniendo la misma pauta". Sin embargo, ésto no tiene por qué ser así, pues lo ideal sería hacer que este periodo permitiese cuidar y afianzar la pareja.  

Un buen comienzo sería generar expectativas positivas y adaptadas a la realidad que vivimos en la pareja que nos predispongan a disfrutar al máximo de las vacaciones y de la relación. Así, la psicóloga aclara que, no por viajar a un sitio de ensueño se resolverán los problemas (aunque ayude a deshacerse de dinámicas ya viciadas en los roles de pareja), pues todo depende de la disposición y del significado que cada uno de le damos a esos momentos con la pareja, y no tanto de las circunstancias externas que vivamos.

Claves para fortalecer la pareja durante las vacaciones de verano 

- Ya que disponemos de más tiempo y tenemos menos ataduras podemos tener más espacios para la reflexión, para pensar en nuestra pareja y si estamos satisfechos con cómo es nuestra convivencia amorosa y si no es así idear la manera de cambiar las cosas asumiendo la parte de responsabilidad que tiene cada uno.

- Será el momento de conversar con el otro y poder hablar tranquilamente y sin prisas de los temas que normalmente no tratamos. Sería ideal que cada uno hablara sincera y abiertamente de sus necesidades y deseos y se sintiera apoyado por la pareja. Sin esperar a que el otro juegue a ser adivino e intuya lo que necesitamos. Prueba a desarrollar nuevas ilusiones y proyectos en común de cara a la vuelta de vacaciones. 

- Tendremos más oportunidades para cuidar a la pareja, sorprenderla con detalles, mimos, palabras de cariño y, sobre todo, para pasar más tiempo de calidad en común.

- Tomarse las vacaciones como un nuevo comienzo y no arrastrar los problemas anteriores. Desplazar el foco de atención hacia lo positivo y centrarse en redescubrir los momentos placenteros en la relación y en aquellas cosas que nos agradan de la pareja.

- Será importante que pongamos en marcha nuestra capacidad de negociación para tomar decisiones sobre los planes a realizar, cómo gestionar el tiempo y solucionar los inconvenientes que puedan aparecer durante este periodo recordando que el objetivo es pasar ratos agradables y disfrutar juntos no comprobar quien lleva la razón.

- Las vacaciones permiten más momentos de intimidad y disfrutar el uno del otro sin prisas. Muchas veces el área sexual se ve afectada en la pareja por el cansancio acumulado durante el día, la monotonía o por el poco tiempo del que se dispone teniendo relaciones menos frecuentes y de menor calidad.

- La rutina diaria es uno de los peores enemigos, si caemos en ella fácilmente podemos llegar a la apatía y a la falta de implicación así que cambiar de entornos y realizar actividades nuevas y excitantes que no estaban previstas y sin horarios determinados reavivará la chispa y la espontaneidad en la pareja.

- Además de disfrutar con la pareja sería ideal poder dedicarse tiempo a uno mismo y al resto de áreas no relacionadas con la pareja. Sería un error dedicar todo el tiempo libre a la pareja pues todos tenemos la necesidad de individualidad y de sentir que satisfacemos nuestros espacios personales. Los amigos, la familia de origen, gustos e intereses propios… si nos organizamos bien habrá tiempo para todo.

- El verano es un periodo muy familiar pues pasamos más tiempo con las personas con las que convivimos y nos apetece hacer cosas en familia, con los hijos, familiares, amigos cercanos… Pero no podemos olvidarnos de lo importante que será un tiempo solo para la pareja, poder disfrutar de unos días solo para los dos.