Bárbara Alpuente retrata en 'El amor se me hace bola' a la nueva 'single' que reivindica libertad, no soltería

  • Un concepto nuevo de 'single' se abre paso. Esa mujer que quiere vivir su vida con libertad, sin ser juzgada ni estigmatizada por no seguir los patrones marcados por sus madres o abuelas (o el entorno) ha irrumpido con fuerza en la sociedad y ha llegado para quedarse. La guionista, columnista y escritora Bárbara Alpuente plantea en clave humorística preguntas con respuesta (o no, según se mire) en 'El amor se me hace bola', una historia, a caballo entre la ficción y el retrato generacional, sobre las vicisitudes de ser mujer, más que del siglo XXI, del momento "right now"... si se permite la expresión.

Columnista y escritora, Bárbara Alpuente ha trabajado en Canal Plus, Radio Nacional y Paramount Comedy, además de ser guionista de televisión en programas y series como "Camera café" y "Doctor Mateo". En 'El amor se me hace bola', según asegura, no reivindica la soltería sino la libertad para decidir cómo vivir sin que a una mujer (o a un hombre) le juzguen por ello. Y así, sin juzgar, charlamos con ella en Mujerhoy.com. Sin juzgar y sonriendo, como hicimos durante la lectura de su libro.  

Mujerhoy.com: ¿Qué tipo de hombre buscas o crees que te haría feliz?  

Bárbara Alpuente: En principio no busco ningún hombre, creo que esa es la diferencia de unos años a esta parte. Por lo menos no es una búsqueda activa. Mi intención no es tener una pareja, esa búsqueda se ha atenuado un poco. Pero si buscase, buscaría a un hombre 'hombre', que no sea un chaval, que sepa enfrentar situaciones, que tenga sentido del humor y que no esté aterrorizado por el mundo.   

MH: Y a lo largo de tu vida, ¿qué perfil mayoritario de 'hombre' te has encontrado? 

B. Alpuente: Me he encontrado con dos cosas muy distintas. O este tipo de personas con las que parece que has conectado en todo y todo parece que va estupendo y luego no te llaman nunca más y nunca entiendes por qué... O todo lo contrario, un hombre que tras haber pasado la noche contigo ya quiere que pasemos la vida juntos y que seamos un matrimonio feliz y a mí eso me provoca una angustia vital espantosa. He encontrado pocos términos medios. Ese has sido mi sino.  

MH: ¿En el término medio está la virtud? ¿Es difícil el término medio en lo que se refiere a las parejas? Suena incluso aburrido... 

B. Alpuente: Sí, suena aburrido y además decirlo es de tener un morro impresionante porque yo tampoco soy un término medio y entonces estoy pidiendo cosas que no podría ofrecer. Creo que en las relaciones adoptamos roles inmediatamente. Si encuentras a un tipo que pasa mucho de ti, acabas siendo una mujer sumisa y resignada. Si encuentras a uno que está súper pesado y detrás de ti, te conviertes en una mujer de hielo, independiente y autosuficiente. Para mí el problema principal está en que, generalmente, los hombres no quieren que nosotras cambiemos y que nosotras nos empeñamos en cambiarlos a ellos inmediatamente. Por tanto, metidos en este despropósito, es muy difícil que las cosas salgan bien. 

MH: ¿Qué imagen de mujer crees que proyectas de cara a iniciar una relación? 

B. Alpuente: Creo que me ven como una mujer que, en general, no necesita un hombre a su lado. Eso no significa que no me apetezca en muchas ocasiones que haya un hombre a mi lado, pero no lo necesito. Supongo que eso les genera una cierta inseguridad y lo entiendo porque socialmente se da por hecho que el hombre tiene un papel frente a la mujer y ahora mismo esto ya ha cambiado. No es que lo necesitemos sino que en un momento dado puede apetecernos estar con ellos, sin más, y hay hombres que se sienten de alguna manera inútiles pues no saben cuál es su rol en la pareja.  

MH: ¿Y qué hay de la presión social en ese sentido? ¿Cómo influye el hecho de que todo el mundo diga o piense que "debes" tener pareja? 

B. Alpuente: Parece que nos están empujando constantemente. Llega un momento en que no sabes qué es lo que quieres tú y qué es lo que te has inventado que quieres porque en el entorno en el que vives es así como funciona. Se trata de evitar que una mujer que a los 40 años ha decidido que prefiere no vivir en pareja sea estigmatizada simplemente porque no sigue los pasos de la mayoría ni los pasos que ha ido marcando la sociedad. Y la sociedad está cambiando, cuanto más nos resistamos a adoptar ese cambio, más traumática será la transformación.  

MH: ¿Se puede hablar del concepto "nuevos singles'? 

B. Alpuente: No reivindico la soltería, sino la libertad. La libertad para decidir cómo queremos vivir sin que se nos juzgue por ello. La libertad de elegir la vida sin pareja sin que se nos trate como a fracasadas o como alguien que tiene un gran problema, o como que alguien que está a medias, o como unas locas que acabarán devoradas por sus gatos... aunque yo no tenga gatos (risas). En definitiva, reivindico evitar todos estos prejuicios. Hay que acabar con el término despectivo de solterona y que eso de que "se te pasa el arroz". Nuestra batalla es intentar encontrar quiénes somos y cómo queremos vivir más allá de lo que otros han planeado para nosotras. Y puede ser más allá de la vida sentimental, en muchos otros aspectos. 

MH: Los textos de 'El amor se me hace bola' son muy monologuizables... ¿Te planteas llevarlos a la escena?

B. Alpuente: Estamos en ello. Tengo varios guionistas y amigos con los que trabajé en su momento en el Club de la Comedia y uno de ellos lo ve claro. Puede ser una obra de teatro o una sucesión monólogos de mujeres. Es algo que no vendría mal, sobre todo porque no está escrito en plan de comedia romántica ni en él se anima a las mujeres a que sigan esperando al príncipe que va a rescatarlas sino que más bien está contado de modo que quede claro que nadie nos va a rescatar de nosotras mismas y que un hombre al lado no es lo más importante en nuestra vida. Ni somos unas amargadas que no quieren hombres, ni somos unas pobrecitas que necesitan que nos rescaten. Esto creo que puede aportar algo ahora mismo. 

MH: De hecho, muchas actrices, al igual que muchas periodistas están ahí, en ese punto, tanto hombres como mujeres...

B. Alpuente: Sí, claro. Pero lo que propone mi libro es cambiar el género de nuestra vida. En vez de vivir las cosas de un modo dramático, hacer un clic para cambiar el género de la película de tu vida del drama a la comedia y en cuanto consigues eso casi cualquier situación que vivas en tu vida ya merece la pena. Cuando rebajas la intensidad de tus dramas, todo tiene sentido. 

MH: ¿Pueden empatizar con 'El amor se me hace bola' las madres de las mujeres de tu generación? 

B. Alpuente: Hemos cambiado mucho. Ellas no se podían plantear algunas opciones diferentes a las impuestas. Nosotras tenemos todas las opciones del mundo y eso creo que es más difícil porque descubrir cuál es la tuya te puede llevar una vida entera. Mis padres en concreto sí que lo entienden y me han apoyado siempre en todos los sentidos, con o sin pareja. Creo que algunas sí que lo pueden entender y creo que muchas de ellas si tuvieran nuestra edad en este momento tomarían muchas de estas decisiones y no las que tomaron en su día.  

MH: Cuando eras una niña, ¿qué pensabas que harías a tu edad actual? ¿qué es lo más diferente a lo que habías pensado? 

B. Alpuente: Lo más diferente es que yo pensé que cuando tuviera 40 años tendría muchas más certezas que dudas y no es verdad. Según avanza la vida, cada vez tengo menos certezas. Lo cual puede ser divertido, pero también es desconcertante. Y no sé por qué, pero en algún momento me inventé que en algún momento tendría alguna estabilidad emocional, cosa que no se corresponde con la realidad y de lo que tengo que olvidarme para siempre viendo cómo está siendo el transcurso de mi vida. Y llega un momento en la vida en que todo se para y es una especie de presente continuo. Lo más apasionante de mi vida es que la inestabilidad me acompaña donde vaya, tanto profesionalmente como sentimentalmente y eso creativamente, a mí por lo menos, me ayuda mucho.  

MH: ¿Por qué nos engañan con expresiones como la "media naranja", el "hombre perfecto", la "pareja ideal"... ?

B. Alpuente: Estos conceptos se están desterrando, pero de alguna manera seguimos aferrándonos a lo mismo porque el otro día estuve viendo una película de Disney con la hija de una amiga mía y me dí cuenta de que las protagonistas eran dos mujeres fuertes e independientes, aparentemente, pero que al final llegaba un príncipe a rescatarlas. Siempre pasa... Esta cosa que nos dicen a las solteras de que "tú lo que necesitas es un hombre que cuide de ti" y tú piensas: "¿Desde cuándo estar soltera es sinónimo de estar enferma?"... Uno piensa que todos necesitamos que cuiden de nosotros pero no por ser solteros, sino por ser un ser humano. Hemos nacido con esta idea incrustada en el cerebro y nos va a costar horrores quitárnosla.