Los nueve errores (fatales) que puedes cometer en tu trabajo

  • En Estados Unidos hay gurús para casi todo. Sobre todo en el campo profesional y del éxito laboral. Uno de los más conocidos es el doctor Travis Bradberry, autor del best seller 'Inteligencia emocional 2.0' (aún sin publicar en España), que ha elaborado la lista definitiva de los errores que uno puede cometer en el trabajo.

No importa lo talentosa que seas, si cometes estos errores en el trabajo nunca llegarás muy lejos. Hay que evitarlos a toda costa.

1. Dar puñaladas por la espalda. Aunque de primeras parece que te sales con la tuya a largo plazo no es una buena estrategia porque te acabará creando conflictos con terceras personas y acabarás con mala reputación. Tampoco permitas que te usen para hacerlo contra otras personas.

2. Chismorrear sobre otras personas. Es un mal hábito muy extendido que siempre trae problemas. En el peor de los casos el afectado suele enterarse, pero hay otro escenario posible en el que pierdes crédito profesional para ganar fama de cotilla, poco discreta y poco de fiar. Profesionalmente es mejor parecer que vales más por lo que callas.  

3. Atribuirte éxitos que no te pertenecen. Todos conocemos esa sensación en el estómago cuando compruebas que alguien te ha robado tu idea y la vende como suya. Incluso si eres jefe y lo haces es una mala estrategia que dice mucho acerca de la consideración que le tienes a tu equipo y de tu propia valía profesional y personal. Te pasará factura. Arrieritos somos…  

4. Tener explosiones emocionales. Puedes tener miles de motivos, te creemos, pero no demuestres inestabilidad emocional en el trabajo. Solo servirá para concentrar muchas miradas en ti y mucha atención negativa. La gente se cuestionará si eres fiable y si se eres capaz de trabajar bajo tensión.  

5. Decir en público cuánto odias tu trabajo. Aunque muchos puedan sonreír empáticos nadie quiere tener al lado a otra persona quejándose todo el tiempo. La negatividad es contagiosa y afecta el estado de ánimo de todos. Si no estás a gusto empieza a buscar otra cosa y sigue haciendo tu trabajo hasta que llegue el momento de cambiar a otra cosa.  

6. Fanfarronear. No alardees de tus éxitos, no exageres lo que has conseguido, y sobre todo no se lo eches a nadie en cara. Avanzar en tu trabajo y no alardear sobre ello demuestra tu fortaleza mental y tu madurez. Por ultimo, demuestra que estás acostumbrado a ganar y a conseguir cosas. No necesitas alardear sobre ello.  

7. Mentir. Aunque algunas mentiras puedan ser piadosas y tengan la intención de proteger a algún compañero, ocultar la verdad siempre trae problemas. Las mentiras tienen el hábito de crecer y expandirse hasta que son descubiertas. Nunca volverás a ser la misma persona a ojos de tus jefes si te pillan con una mentira.  

8. Llevar al trabajo comida que huela demasiado. Parece una tontería pero es algo que molesta mucho en una oficina, distrae y desconcentra. Y la persona responsable de ese olor acaba siendo blanco de críticas que empiezan en el olor de la comida pero que siempre acaban en asuntos más graves. Según este gurú del éxito profesional, toda comida que huela demasiado debe quedarse en casa.  

9. Quemar los contactos. Todos dedicamos muchas horas de trabajo a construir nuestras redes profesionales. Lanzar una bomba y destruir los puentes que nos han servido para unirnos a otros profesionales es una malísima estrategia. No puentees a nadie, no critiques, no hables mal de terceros. El mundo es un pañuelo, y tu gremio lo es mucho más.