Rito de limpieza de primavera: Seis cosas que debes tirar ya a la basura

  • Cosas que te sobran, que no aportan nada, que ocupan espacio y que, de algún modo, te alteran. Si quieres empezar la primavera cargada de energía, elimina de tu hogar estas seis cosas que te proponemos.

Si estás pensando en hacer tu limpieza cósmica primaveral, un rito purificador a los que no pocos se someten en esta época del año y que no solo consiste en cambiar armarios, sino también en deshacernos de lo que no usamos para empezar la nueva estación ligerados y liberados de pesos innecesarios, no olvides tirar de una vez algunos trastos que llevan años languideciendo en las estanterías y cajones de tu casa.

1. Tupper viejos (especialmente si son de plástico). No se sabe por qué coleccionamos tupper como si de obras de arte se tratase. Sé de algunas que los podríamos organizar por décadas de vida. Pero esto no tiene ningún sentido, sobre todo si son de plástico porque algunos de ellos suelen contener BPA, un componente tóxico que además se libera cada vez que lo sometemos a altas temperaturas en el microondas. Lo mejor es que nos deshagamos de ellos cuanto antes y después invertir en unos pocos que sean de cristal. Son más higiénicos y seguros.

2. Las viejas zapatillas de hacer deporte. La mayoría de las zapatillas de correr deben ser reemplazadas una vez que se han corrido con ellas en torno a 600 kilómetros. Eso quiere decir que no son eternas. Un corredor que suela hacer 48 kilómetros a la semana tendrá que cambiar sus zapatillas cada tres meses para que éstas sean capaces de absorber el impacto de ese deporte sobre las articulaciones y proteger al corredor de lesiones. Si no eres corredora habitual, puedes cambiarla cada seis meses.

3. El cepillo de dientes gastado. Si haces lo que recomiendan los dentistas y te cepillas después de cada comida tendrás que cambiar el cepillo de dientes con cierta frecuencia, más o menos cada dos o tres meses. Es la única manera de que la limpieza siga siendo efectiva.

4. La ropa que no has usado en el último año. Si no te la has puesto no tiene sentido que sigan ocupando espacio en tu armario. La costumbre de acumular ropa de otras tallas a la espera de que bajemos algún día de peso no es una buena práctica. Según los psicólogos solo funciona como un gran generador de ansiedad. El armario, cuanto más vacío y claro, mucho más funcional.

5. Los cosméticos caducados. Sobre todo las mascaras de pestañas, que deben ser cambiadas cada tres meses para evitar que acumulen gérmenes que acaben en nuestro ojos. Tampoco conviene guardar protectores solares de un año para otro porque pierden efectividad.

6. Los botes de especias con más de dos años. Seguramente algunos de los botes de especias llevarán mucho más que dos años en tu cocina. En ese caso es mucho mejor que te deshagas de ellos antes de que un día las uses por error. La especias frescas son más sanas y dan mejor sabor a la comida. En cualquier caso nunca conviene que languidezcan eternamente caducadas en tu cocina.