De amor y amistad

El conjunto de ropa interior más bonito (y más caro, seguro) que tengo me lo regaló un amigo muy especial, al que le hubiera gustado ser algo más pero que supo conformarse con un ’sólo amigos’.

Lo más curioso es que es supertímido y me sorprendió mucho cuando me dio el regalo de mi cumpleaños, que ahora recuerdo con una sonrisa.

Me contó que lo vio en un escaparate y le pareció lo más adecuado... no sabía ni mi talla y acertó de pleno...¡¡¡lo imagino explicándole a la dependienta mi talla!!!

Hace tiempo que hemos dejado de hablar y de vernos, yo tengo pareja y me parecía que no podía darle esperanzas a un hombre perfecto por el que, sin embargo, no podía sentir más que amistad. Pero lo recordaré siempre por el momento en el que apareció en mi vida y por las veces que aguantó mis lágrimas. Gracias CASTRO, ojalá hayas encontrado a quien realmente te merece.