¿Por qué usamos sujetador?

  • Quizás sean las razones más ignoradas, pero llevar un sujetador inadecuado, o no ajustar correctamente la talla de contorno o de copa puede producir hasta dolores de cabeza, irritaciones cutáneas y, sobre todo, dolores de espalda. A las razones estéticas y el capricho de la moda se suman la salud y la comodidad.

Cierto es que frente a los demenciales corsés, que apenas dejaban respirar a las mujeres de épocas anteriores, el sujetador fue toda una bendición. Pero el camino recorrido ha sido largo hasta llegar a nuestros días,en los que antes que su belleza, se prima la comodidad y que el efecto deseado estéticamente no esté reñido con el sentido común.

Al principio, los sostenes se fabricaban con unos incómodos aros de acero que oprimían el pecho y que fueron desapareciendo gracias a la llegada de nuevos tejidos y materiales. Cuando los sujetadores incorporaron las gomas elásticas y se introdujeron la seda y otros tejidos naturales, los sujetadores se convirtieron en prendas mucho más fáciles de llevar.

El sostén ha sido siempre un infalible arma de seducción, capaz de desatar la pasión más desenfrenada o la  más incomparable caida de la líbido cuando una mujer se descubre ante su potencial amante con un modelo inadecuado.

Con cada movimiento feminista de nuestra historia, esta prenda ha sido objeto de las iras más irracionales, denostado y acusado de ser un símbolo de la sumisión femenina al hombre. En los sesenta, se llegó a vivir una caida de ventas tan espectacular que hasta se temió por su desaparición definitiva. París y Nueva York vivieron escenas de quema literal de sujetadores en hogueras, en protesta por la esclavitud que presuntamente representaban y en demanda de una verdadera libertad sexual. 

Pero el sujetador ha vivido épocas gloriosas después de aquello. En los 90, el Wonderbra, cuya imagen ya mítica fue representada por una moderna Marilyn, la modelo checa Eva Herzigova, supuso toda una revolución ya que por primera vez lograba realzar el pecho aumentando de forma realmente efectiva su volumen.

Se han inventado y con buenos resultados, sujetadores reductores para las mujeres que tiene un excesivo volumen, hay sostenes fluorescentes que alumbran en la oscuridad, los rellenos con distintos materiales,capaces de conseguir unos pechos notablemente más voluminosos pero con aspecto y tacto naturales, deportivos, con una sujección perfecta, sugerentes, pornográficos, con tirantes alrededor de la espalda para dejar los hombros al aire, o incluso sin tirantes de ningún tipo, unas simples copas que se pegan al pecho con silicona y que permiten llevar cualquier tipo de vestido, camiseta o  top sin que se note el sujetador.

Pero no debemos olvidar que una de las principales razones por las que las mujeres debemos ocuparnos de la correcta sujección de nuestro pecho, es evitar problemas físicos como las malas posiciones o los dolores de espalda que pueden derivarse de una atención inadecuada a esta parte de nuestra anatomía.


 

ÍNDICE

 -Concurso Passionata
- Bases completas
- El sujetador: 1907-2007
-¿Por qué usamos sujetador?