Una píldora de tomate para un corazón de hierro

Redacción Internacional, 1 sep (EFE).- Una nueva píldora que contiene los beneficios antioxidantes típicos de la dieta mediterránea, basada en el tomate, puede ser una solución sin efectos secundarios para un corazón de hierro, según un laboratorio de biotecnología de Cambridge (Gran Bretaña).

"Ateronon", cuyo principal ingrediente es el licopeno, un componente antioxidante del tomate que protege al corazón, fue presentada esta semana en Barcelona (España) durante el congreso de la Sociedad Europea de Cardiología.

"Sabemos que la dieta mediterránea es beneficiosa para reducir la presión arterial y los niveles de colesterol, y el elemento clave es el tomate", explicó un profesor de farmacología de la Universidad de Cambridge, Ian Wilkinson, cuyo trabajo es financiado por la Fundación Británica del Corazón.

Los científicos han conseguido reducir el tamaño de las moléculas de licopeno para que puedan ser fácilmente absorbidas por el cuerpo.

Hasta ahora, los ensayos para comprobar e investigar las propiedades de esta píldora que sus descubridores consideran revolucionaria, al ser el primer producto antioxidante natural del mundo que protege el corazón, han sido muy positivos.

Sus creadores, la empresa biotecnológica Cambridge Theranostics Limited (CTL), ha llevado a cabo ensayos clínicos en 150 personas con enfermedades cardíacas.

Estas investigaciones han demostrado que, además de prevenir la acumulación de grasa en las paredes arteriales, en tan sólo ocho semanas el tratamiento también deshace la grasa ya acumulada.

El presidente de CTL, Gunter Schmidt, afirmó: "Estamos seguros de que Ateronon tendrá unos efectos muy beneficiosos en pacientes con problemas circulatorios y cardiacos".

Ya se han realizado investigaciones muy prometedoras, en este sentido, por parte de equipos de la universidad de Cambridge, en Inglaterra, y la Escuela Médica de Harvard, en Estados Unidos, según CTL.

En Catania (Italia), especialistas en enfermedades del corazón llevarán a cabo ensayos en los que tomarán parte hasta 10.000 pacientes a lo largo de este año.

Para que el tratamiento sea efectivo sólo hace falta tomar un píldora al día y, según Schmidt, las mejoras en el funcionamiento cardiovascular son visibles tres meses después de haber tomado la primera dosis de "Ateronon".


1042418|20090901T094000+0000