Cinco trucos para evitar los dolores de espalda cuando se trabaja frente al ordenador

  • Los trabajos sedentarios afectan de forma negativa a tu estado de forma general, pero sobre todo a tu espalda, a tu columna y a tus ojos.

Trabajar ocho horas delante de un ordenador puede afectar a tus ojos, a tu espalda y a tu estado de forma general. Te damos cinco trucos para que puedas combatir los efectos negativos de un trabajo sedentario. 

1. Vigila la altura del monitor. La parte más alta de la pantalla debe estar al nivel de los ojos, según el doctor Jim Sheedy, director del Instituto Vision Performance de la Universidad del Pacífico. La idea es que los ojos se mantengan mirando hacia abajo con una inclinación aproximada de diez grados. Una altura más alta o más baja te obligará a estar moviendo constantemente la cabeza, lo cual pude causar dolores en el cuello y la espalda. Las pantallas muy altas son la causa principal del síndrome del ojo seco.  

2. Mantén el cuello alineado con la columna. Una mala postura delante del ordenador es lo más frecuente entre las personas que trabajan en una oficina. De hecho, se necesita hacer un esfuerzo extra para evitar que nos vayamos dejando abducir por la pantalla y vayamos encorvando la postura. El truco está en el mentón, según los expertos. Si lo mantienes erguido, el cuello y la columna se mantendrán en su sitio.  

3. Pasa más tiempo de pie. Las oficinas son sitios diseñados para estar sentado. Sin embargo, pasar mucho tiempo en esa postura no es lo mejor para el cuerpo. En un futuro bastante cercano se están rediseñando los sitios de trabajo para que se puede pasar de pie un 25% de la jornada laboral. Según una investigación de la Universidad de Minnesota y la Clínica Mayo, solo con pasar un cuarto de tiempo más en una postura erguida incrementaremos la sensación de bienestar en el trabajo, se reduce la fatiga y el apetito. 

4. Muévete más. No basta con dejar de estar sentado, si además de levantarnos de la silla podemos andar un poco, será mucho mejor para la salud. De acuerdo con un estudio del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, las oficinas más modernas ya están considerando aumentar las distancias entre las mesas de los empleados para ayudarlos a quemar 100 calorías más por hora.  "Lo más importante es poder cambiar frecuentemente de posición durante todo el día", explican desde ese centro, que aseguran que los trabajadores agradecen poderse mover un poco más durante la jornada laboral.  

5. Toma pequeños descansos. Trabajar sin parar no hace más productivos a los empleados. Múltiples estudios han demostrado que hacer pequeños recesos de diez minutos multiplican la energía para volver al trabajo. Algunos expertos recomiendan incluso hacer pequeñas paradas para consultar redes sociales como Facebook y Twitter y oxigenarse por unos minutos. La Técnica Pomodoro, una de las más conocidas relacionadas con la productividad, recomienda tener 25 minutos intensos de trabajo seguidos de cinco minutos de descanso.