Hipertensión

¿CÓMO INFLUYE LA ALIMENTACIÓN?

La hipertensión arterial es un importante factor de riesgo cardiovascular. Por lo general, debe tomarse un tratamiento de por vida para bajar la presión y mantenerla estable. Se debe controlar el consumo de sodio (sobre todo, la sal de mesa), mientras que el potasio de las frutas y las verduras es beneficioso para mantener la tensión a raya.

Alimentos recomendados:
Hierbas aromáticas (como sustitutos de la sal).
Carnes magras y pescado.
Leche, queso fresco, yogur, nata, helados...
Huevos, natillas y flan.
Pan, harina, pasta y cereales sin sal.
Frutas y verduras.
Agua poco mineralizada.

Alimentos desaconsejados:
Sal.
Carnes y pescados salados o ahumados, charcutería y productos en conserva.
Quesos curados y mantequilla salada.
Patatas fritas y pastelería industrial.
Verduras en conserva.
 Aceitunas y frutos secos salados.
Agua mineral con gas.
Alimentos precocinados.

MENÚ TIPO (para una mujer adulta)

Desayuno
Zumo de naranja natural, dos rebanadas de pan sin sal con un poco de queso fresco.

Media mañana
Yogur desnatado con cuatro galletas maría.

Comida
Parrillada de verduras, conejo a la brasa con patata asada y piña natural.

Merienda
Una pera y una infusión.

Cena
Ensalada de pasta tricolor con vinagreta de frutas (una cucharadita de zumo de frutas mezclado con vinagre de módena, aceite de oliva virgen y miel al gusto), un huevo con trigueros y setas. De postre, un yogur desnatado.