Cada vez más pistas apuntan a que muchos problemas de comportamiento mejoran tras incluir en el menú diario aliemntos beneficiosos. Para conseguir mejoras notables en el comportamiento de tu hijo, introduce los siguientes cambios concretos en su dieta.

• Aumenta el consumo de omega 3. Los niños que no lo ingieren habitualmente tienen más trastornos de comportamiento y alergias que el resto.

• Reduce la ingesta de alimentos que contienen salicilatos (presentes en almendras, manzanas, tomates, frutos del bosque, cítricos, uvas...).

• Sustituye las harinas blancas por las integrales y aumenta el consumo semanal de legumbres, que son ricas en minerales y fibra.

• Vigila la posible aparición de otras alergias o intolerancias (leche de vaca, trigo, soja, huevos, naranjas, azúcar... son los que más reacciones provocan).

• Consulta al pediatra la conveniencia de administrar suplementos de vitaminas C, E, complejo B, y de los minerales magnesio, cinc y calcio.

MEJORES NOTAS CON PESCADO AZUL

Las grasas omega 3 del pescado azul podrían ser más eficaces que los fármacos al uso para el tratamiento del trastorno de déficit de atención con hiperactividad, según un estudio de la Universidad de Adelaida (Australia). En dicho análisis, los niños que tomaron cápsulas de aceite de pescado vieron mejorado su comportamiento (concentración y atención) a los tres meses. Cuatro meses después, muchos ya sacaban mejores notas en el colegio. Los que recibieron placebos no presentaron progresos.