Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha matizado su polémico informe sobre el consumo de carne roja y productos derivados procesadosa clarando que "no hay que dejar de comer carne roja, sino comerla en menor cantidad", algunas personas ya están buscando alternativas con proteínas de alta calidad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha matizado su polémico informe sobre el consumo de carne roja y productos derivados procesados que sitúa a estos últimos dentro del grupo 1 de sustancias cancerígenas, como el tabaco, el alcohol, el arsénico y el amianto, y considera que la carne roja forma parte de la categoría 2A, donde se clasifica a los probables cancerígenos. En el matiz indica que "no hay que dejar de comer carne roja, sino comerla en menor cantidad".

A pesar de este comunicado, y a tenor del rigor científico de los estudios que presentaba la OMS en su informe inicial, algunas personas han decidido restringir su consumo de carne roja, salchichas y otros productos procesados.

Para estas personas, el experto en nutrición Ata Pouramini, ha elaborado una lista de alimentos que contienen proteínas de alto valor biológico, es decir, todos los nutrientes necesarios para que el organismo funcione igual que si consumiera carne.  

1. Amaranto. Por su alto valor nutritivo se encuentra en las dietas de los astronautas e incluso es cultivado en pleno viaje. Posee un 16% de proteína vegetal, con un balance positivo importante de aminoácidos esenciales, entre ellos la lisina. Se puede consumir como cereal, como harina e incluso como pasta.

2. Huevos. Pasada su racha de mala fama debido a supuesta relación con el colesterol, el huevo ha sido devuelto al lugar que le corresponde en la cadena alimenticia. Es altamente hidratante, su aporte graso es bueno y posee la proteína de más alto nivel biológico. Es decir, la que contiene todos los nutrientes necesarios para el ser humano.

3. Tofu. Este queso de soja ha saltado de los restaurantes japoneses a las neveras españolas. Lo recomiendan médicos y nutricionistas y no hay dieta vegetariana que no lo contenga. Se le considera directamente un sustituto de la leche y la carne en cuanto a su índice proteico.

4. Quinoa. Ha sido calificada como un superalimento, que, además, es apto para celíacos, ya que no contiene gluten. Es una suerte de cereal que se consume de la misma forma, en semilla o forma de grano. Muy rico en Omega 3, posee también todos los aminoácidos esenciales.

5. Trigo sarraceno. A pesar de su nombre, nada tiene que ver con el trigo. Es una semilla que produce flores y su empleo mayoritario es en forma de harina. Su nivel proteico es considerable: 13/ 100. 

6. Legumbres (Soja, lentejas y habas son las que más proteína contienen), pero hay que tener cuidado si se consumen crudas porque resultan indigestas y flatulentas.

7. Frutos secos. Proteínas competas, energéticas y de alto contenido en fibra. Resultan imprescindibles en una dieta equilibrada libre de colesterol y rica en ácidos grasos buenos.

8. Pescado azul. Ojo los que tengan gota o ácido úrico, aunque si se consume con moderación resulta inmejorable su aporte alimenticio a nuestro organismo. Sus niveles de Omega 3, antioxidante y rico en colesterol 'del bueno' complementan su nivel de proteínas, similar a las de la carne o el huevo.

9. Semillas de chía. Se pusieron de moda hace unos meses, pero para quedarse. Ricas también en proteínas completas, poseen niveles estimables de calcio y magnesio, dos minerales esenciales.

10. Tempeh. Es un producto resultante de la fermentación de la soja que se consume como una especie de pan o pastel. Por 100 gramos de su consumo, aportamos un 40% de proteínas a nuestro organismo. Está indicado especialmente en las dietas de los vegetarianos para suplir la carencia de carne. 

Por último, el autor de 'Tu eres tu Medicina' recomienda también el consumo de otros vegetales que aportan proteínas a nuestro organismo, aunque no se trate de las de alto valor biológico como el brócoli, la coliflor, los champiñones y las verduras de hoja verde.