5 claves para una dieta preventiva antes de Navidad

Se nos viene encima la semana más hipercalórica del año. Lo sabemos y nada podemos hacer por evitarlo. En pocos días caeremos sin remedio en una avalancha imparable de cenas, fiestas, despedidas, y pos despedidas navideñas.

Lo más sensato que podemos hacer es someternos a un régimen preventivo para llegar a las comilonas en mejor forma y poder, sin ser consumidas luego por el complejo de culpa, disfrutar de uno de los placeres de la vida, comer.

No se trata de hacer una dieta estricta ni someternos a una hambruna construida. Según los endocrinos, con esa estrategia solo conseguiremos que nuestro metabolismo llegue lento y en baja forma a los días importantes. Debemos buscar el equilibrio, reducir calorías con un poco de sensatez y mantener las comidas diarias a las que estamos habituados.

Podremos:

1. Limitar las calorías líquidas: Reducir el consumo de bebidas azucaradas o con alcohol. Las bebidas alcohólicas es mejor beberlas en pocas cantidades y nunca a diario.

2. Olvídate de los productos milagro: las pastillas, los batidos, etc. a ultima hora solo servirán para alterar el metabolismo que llegará más lento y hambriento al día de la gran comilona, con el consiguiente efecto rebote.

3. Planifica y organiza menús semanales para conseguir una dieta sabrosa, placentera, saludable, y sobre todo que no sea aburrida. Es importante servirnos raciones moderadas y evitar las calorías vacías.

4. No te saltes comidas y evita el picoteo. Comer parado o sentado mientras se mira la televisión o estamos frente al ordenador no es una buena estrategia. Estamos tan entretenidos que no escuchamos las señales de saciedad que nos envía el cerebro y seguimos comiendo cuando ya no tenemos hambre.

5. No te castigues. No decretes la prohibición sobre ningún alimento, solo conseguirás convertirlo en un objeto de deseo. Cómelo despacio y disfrútalo, intenta no repetir