Cohen contra Dukan, la guerra de las dietas

  • Son los dos gurús mundiales del peso. Uno adora las calorías y el otro las proteínas. Uno tiene el apoyo de sus colegas y el otro millones de seguidores. Pero ambos médicos dicen que es posible adelgazar. ¿Quién ganará la batalla contra los kilos?

JEAN-MICHEL COHEN

Sarkozy se pone en sus manos, ha ganado una batalla legal al mismísimo Pierre Dukan y no promete milagros: afirma que el régimen perfecto no existe. Cercano y honesto, Jean-Michel Cohen no duda de que su victoria en los tribunales contra el fundador del método Dukan le ha hecho ganar adeptos. No solo le ha ofrecido la oportunidad de poner de nuevo de actualidad su primer libro, 'He decidido adelgazar” (Ed. Planeta), sino que le ha permitido lanzar un segundo, 'La dieta Cohen ilustrada' (Ed. Planeta). Una apuesta editorial que no podemos evitar que nos recuerde a su controvertido colega. ¿Después del reinado del salvado de avena Dukan llegará la dinastía de las calorías Cohen? Él mismo nos explica por qué esto no sucederá.

Mujer hoy. Su primer libro se titulaba 'He decidido adelgazar'. ¿De verdad es algo que haya que pensar tanto? En teoría, todos queremos estar delgados...
Jean-Michel Cohen. Sí, pero ¿cómo lo consiguen? Hay tantas propuestas que la gente está perdida. Estoy harto de ver a la gente presa de un sistema que se lucra a su costa. Me da pena cómo se gastan lo que no tienen para encima ser infelices. Y de eso sacan benefi cio las farmaceúticas. El último ejemplo ha sido la píldora Alli. Yo fui el único en Francia que dijo que no servía para nada, y te aseguro que muchos compraron una caja por 50 € soñando que iba a funcionar. Ahora este producto está prohibido en Francia.

¿En qué consiste su dieta?
El secreto de mi sistema es que la gente no siente hambre y conservan el placer en los alimentos que ingieren. Además sno hago promesas estúpidas y soy indulgente: cuando la gente no lo logra, no les culpo a ellos sino a la época en lo que han intentado adelgazar. La gente tiende a culparse y eso es algo terrible. Cuando no adelgazan piensan que no han seguido bien la dieta. Ni siquiera se plantean que igual no era el momento adecuado o que a lo mejor no era un régimen para ellos, y los médicos han fomentado este sentimiento de culpabilidad porque facilita su trabajo. Es más fácil decir "la culpa la tienes tú" que "es
culpa mía".

¿Se puede adelgazar para siempre?
No. Si has tenido sobrepeso, estás condenado a vigilarte constantemente. La gente que logra controlar su sobrepeso a largo plazo es la que nunca deja de pensar en su alimentación.

Resulta curioso una respuesta tan contraria a lo que se escucha de otros que también hablan de dietas.

Ya, pero es que los demás son comerciantes y yo soy médico. En realidad estoy donde estoy gracias a esas dietas milagro. El hecho de que no funcionen hace que los pacientes vengan a mí.

Usted dice que los medios de comunicación definen el ideal de belleza. Pero, ¿no son reflejo de lo que la sociedad quiere?
Cuando una revista tiene en la portada a una gorda es todo un acontecimiento. Sin embargo, lo que les hace vender todo el año es que hacen soñar con chicas delgadísimas. Un ejemplo: yo cuido a la mujer más famosa de Francia, una artista que ha perdido 20 kilos. Lo dijo en todos los periódicos, radios... Pero nadie sueña con esto porque nadie desea parecerse a ella porque sigue estando gorda. Eso sí, le hice perder tres kilos a la mujer de un futuro presidente de la República, ¡y todos hablaron de ello!

Usted escribió su pimer libro en 2002. Han pasado 10 años, ¿cómo ha evolucionado el mundo de los regímenes en este tiempo?
He resistido ocho años y, en el momento en el que flaqueé, llegaron algunos que me hicieron recobrar las fuerzas y he podido mandarles a la porra [risas]. Me convertí
en nutricionista por mi madre, que era obesa, y lo entendí todo gracias a ella. Cuando murió en 2007, tuve una pena inmensa, perdí el interés. Y afortunadamente, gracias al señor Dukan, me he despertado y he recuperado el gusto por la lucha, haciéndome ganar en Francia y en todas partes.

¿Qué hace peligrosas a métodos de adelgazar como el de Dukan?
Está el peligro a corto plazo sobre la salud, que la gente tiende a relativizar, pero no es normal estar depresivo, perder pelo, sentirse cansado... Pero a nivel nutricional, lo peor de estas dietas es que no ayudan a adelgazar más que otras, pero sí desestructuran el comportamiento alimenticio de la gente. Yo he visto a personas que hacían la dieta proteínica llorando delante de una pizza. Y chicos de 16 años que ya no saben cómo comer. Y en estos casos hay una responsabilidad global. El ejemplo más claro es el del editor de la dieta Dukan, que primero publicó su libro y después otro criticándolo porque su hija le
había contado que conocía a gente que había acabado en el hospital por realizar esa dieta. Por eso creo que hay una responsabilidad global, y acusé públicamente a los medios de comunicación franceses. No por hablar de Dukan, pero sí por no haber investigado para saber de qué estaban hablando.

¿La mejor dieta es la que nos hace sentir bien tanto por dentro como por fuera?
Desde luego. Siempre hago reír en televisión cuando me hacen la pregunta de cuál es el mejor régimen y contesto que el que decides hacer tú solo, porque tú sabes lo que más te gusta, lo que más se adecúa a ti y lo que eres capaz de hacer. Y la dieta que te impones a ti mismo no es más ni menos peligrosa que cualquier dieta milagrosa que te venden por ahí. Está bien decirlo, porque esto se trata de que la gente compre un libro mientras les estamos diciendo que, en realidad, no necesitan ninguno.

EL MÉTODO COHEN

Propone tres tipos de regímenes para perder peso sin dañar la salud: la fórmula cómoda de 1.400 calorías al día; la rápida de 900 calorías al día; y la de mantenimiento de 1.600 calorías.

Sus ventajas: no se pasa hambre y no se prohíben alimentos.

  • La opción cómoda promete perder entre dos y cuatro kilos al mes, dura 16 semanas y se puede alternar con una fase de régimen rápido durante dos semanas. Permite comer glúcidos complejos en pequeñas cantidades, proteínas y una fruta en cada comida, verduras a voluntad, una porción de queso al día y grasas limitadas.
  • La fórmula rápida permite perder de dos a tres kilos en 15 días, pero solo se puede usar durante un tiempo limitado. Lleva proteínas en cada comida, verduras a voluntad, dos frutas diarias, pocos glúcidos complejos, pocas grasas... y nada de queso.
  • La consolidación permite reintegrar poco a poco lo que más nos gusta sin engordar.

PIERRE DUKAN

Tras cuatro libros explicando su dieta, una denuncia nueva, esta vez protagonizada por el Colegio de Médicos de Francia, y más de 14 millones de dukanianos convencidos en todo el planeta (su libro está traducido a 20 idiomas y presente en 50 países), el artífice de la dieta que más se indigesta a los nutricionistas presenta un nuevo libro, 'Los 100 alimentos Dukan' (Ed. RBA). ¿Le queda algo por explicar de su régimen? ¿Acabarán las críticas con el nutricionista más mediático? Parece que no, pues su objetivo no es defenderse, sino acabar con la obesidad.

Mujer hoy. ¿Qué aporta este libro de nuevo?
Pierre Dukan. Tres cosas. La primera, presentar los tres pilares fundamentales para seguir mi método: el salvado de avena, el kojca y los aromas. El salvado de avena ha sido un éxito, de hecho, ahora en toda Europa no existe suficiente salvado y lo tenemos
que importar desde Canadá. El kojca es un nuevo alimento que supone un gran adelanto para la gente que sigue mi dieta, porque son unos fideos sin calorías. Están hechos a partir de una planta y se pueden usar durante la primera etapa de la dieta porque ayudan a engañar al paladar que cree que está comiendo pasta. Y la tercera son los aromas, hasta 200, dulces y salados: de gusto a mantequilla, cacahuete... Se usa una gota al cocinar y listo.

¿Cuánta gente está haciendo su dieta?
¿En todo el mundo? Pues habrá unos 28 millones de lectores de mi libro, de los cuales la mitad acaban cumpliendo el método y perdiendo peso. De ellos, el 50% conserva el peso perdido a los cuatro años. Esto solo con el libro. Si hablamos del coaching online doblamos los resultados del libro: 95% de los que calculan su peso justo a través de la web acaba haciendo la dieta y el 45% conserva su peso ideal a los tres o cuatro años. 

Usted considera que su método funciona.
Sí, aunque suene inmodesto.

Y con la epidemia de obesidad que sufrimos, si su dieta funciona, ¿porqué cree que se le critica tanto?
Es un tema de competencia.

¿De competencia con quién?
La obesidad es un negocio. Hay dos lobbys: el agroalimentario y el farmacéutico. Algunos productores de alimentos están muy pendientes de mí porque les beneficio: los lácteos,
la cecina... Pero otros chocan porque afirmo que no es bueno comer azúcar. El consumidor aún no se ha dado cuenta de que, durante los primeros 50 años de su vida, engorda
por culpa de productos repletos de azúcar. Y en la segunda mitad sufre las consecuencias, cuando ya es diabético o hipertenso y cae en manos del otro lobby, el farmacéutico. Si las cifras de obesos bajaran, sería un problema para ellos.

Pero en la base de las críticas también está el formato que ha utilizado: al sacar un libro es complicado discriminar a quién está dirigida esta dieta...
Mi método no sirve para perder cinco kilos, funciona mejor con alguien a quien le sobran 20. Enseña a comer en tres fases y en la cuarta da una solución para toda la vida. Y mi nuevo libro muestra los 100 alimentos que cualquier persona podría comer. 

Pero ya ha tenido que ir a juicio por su método, contra Jean-Michel Cohen...
Cohen es un antiguo alumno que se ha revuelto contra su "padre" y que afirma que vamos a morir por comer un poco de pescado con verduras. No vale la pena hablar de él. Aquel fue un juicio por difamación que no hablaba de pruebas científicas. La realidad es que nuestra genética está adaptada para comer como digo. 

Pero ahora parece que es el Consejo de Médicos de Francia el que está contra usted y le ha denunciado...
En mi país creen que doy demasiada publicidad a mi dieta. Me dicen: "Usted es médico, debe tener una actitud más reservada". Yo les pegunto por qué, si los fabricantes de azúcar tienen vía libre para hacer publicidad, yo no puedo hacer lo mismo. En Francia hay 22 millones de personas con sobrepeso y 6,5 de obesos que van a morir nueve años antes que una persona en su peso. Es una tontería decir que no hable, debo hacerlo y combatir. 

Y los que afirman que provoca efectos secundarios... 
En 42 años de carrera nunca ha venido nadie a decirme me ha pasado esto o lo otro. Cuando este año acudí a la Universidad de Navarra a dar una conferencia ante 200 nutricionistas, muchos me preguntaron dónde podían aprender mi método, porque conocen a gente que lo ha cumplido y les ha ido bien. Ahora hay una religión de las
calorías, pero la reducción calórica no funciona. Desde hace décadas, el poder lo tienen los métodos que restringen la ingesta de calorías, aunque hay evidencias de que existe otro que sí funciona. Y creo que la raíz de esta negación está en el poder de la industria.

¿Entonces hay un complot pro-obesidad?
Lo que no se plantean mis críticos es qué otro método habla de una fase de estabilización para toda la vida. Cuando una persona consigue su peso ideal el nutricionista le despide diciéndole "hasta la próxima vez". Porque saben que volverá. Usando mi libro, el 30% de los que pierden peso continúan delgados cinco años después. Y con otro tipo de dieta solo lo logran el 5% a los tres años. Ese 30% es muy importante.

EL MÉTODO DUKAN

El régimen que Dukan propone consta de cuatro fases diferentes:
  • Fase de ataque. Dura de dos días a una semana y en ella se comen 72 alimentos proteínicos y una cucharada y media diaria de salvado de avena.
  • Fase crucero. Se introducen 28 verduras, alternando un día de proteínas y otro de proteínas y verduras, y dos cucharadas de salvado de avena diarias.
  • Fase de consolidación. Deben hacerse 10 días por cada kilo perdido. A los alimentos permitidos se suman, una comida semanal en la que se puede comer de todo, una porción de féculas a la semana, una rebanada de pan al día, una fruta, dos cucharadas y media de salvado de avena y una porción de queso.
  • Fase de estabilización. De por vida. Se puede comer de todo, respetando tres reglas: hacer un día de proteínas puras a la semana, tomar tres cucharadas de salvado de avena al día y practicar ejercicio diario.

Los arrepentidos de Dukan: "Solo me sirvió para castigar mi cuerpo"

"La dieta Dukan fue un castigo para mi cuerpo que, además, me hizo ganar más peso del que perdí", explica Amanda Fresneda que probó el controvertido método Dukan. "Noté debilidad, estaba triste, no iba al baño, me olía mal el aliento…", continúa. Un rosario de síntomas que conocen bien profesionales como la dra. Nazaret Romero y que pueden evolucionar a situaciones más preocupantes: "Lo que más ingresos hospitalarios está provocando es la insuficiencia renal que provoca la sobrecarga de los riñones". "Cuando compras el libro de Dukan y decides hacer la dieta prefieres no preguntar al médico no vaya a ser que te quite la idea de la cabeza. Pero cuando comenzaron los síntomas consulté a un nutricionista. Sus palabras fueron: "No se la recomendaría ni a mi peor enemigo. Y ahí paré, concluye Amanda.

Los dunkianos

Cuando Silvia Núñez, de 37 años, decidió perder peso, no se lo pensó mucho: "Comencé en julio y terminé a mediados de diciembre, con 15 kilos menos. Me decidí por Dukan porque conocía gente que había hecho esta dieta y le había ido bien. De hecho, no conozco a nadie que le haya ido mal". La efectividad es la clave del éxito. Una efectividad que defiende el dr. Álvaro Campillo, del Hospital General Universitario J.M. Morales Meseguer, de Murcia: "No solo es que funcione, sino que hay publicaciones que así lo demuestran. El problema es que, como te da la solución a la obesidad, vacía las consultas de los nutricionistas". "Conmigo Dukan no ha ganado dinero. Ni el libro me compré, porque me lo prestaron. Yo solo quería perder peso, lo perdí y hasta me bajó el colesterol", concluye Silvia.