La dieta del orgasmo: todos los alimentos pueden ser afrodisíacos

  • Chocolate, ostras, marisco, carnes y lácteos... El consumo de algunos alimentos puede contribuir a aumentar el deseo sexual por sus cualidades como vasodilatadores o por su relación con procesos hormonales. Sin embargo los expertos creen que casi cualquier alimento puede considerarse un afrodisíaco, si se consume "poniéndose en situación". 

Los alimentos cuyos nutrientes tengan cualidades vasodilatadoras o estén relacionadas con procesos de tipo hormonal pueden ayudar a propiciar la excitación sexual, tal como explica Àlex Vidal, nutricionista de Alimenta't, Institut d'Educación Nutricional. Así, algunos productos como las ostras, el marisco, el chocolate, los frutos secos, las carnes magras y los lácteos y sus derivados podrían formar parte de ese grupo de alimentos que son considerados "afrodisíacos". Sin embargo, tal como explica el nutricionista de Alimenta't, un alimento que no tenga esas características también puede resultar afrodisíaco dependiendo de la situación en la que se consuma. Un ejemplo claro, según el experto, es el de las fresas. Aunque tradicionalmente se ha considerado que esta fruta puede contribuir a aumentar la libido, lo cierto es que, como comenta Vidal, ninguno de sus nutrientes participa en procesos relacionados con esa actividad, pero eso no quiere decir que no pueda ser afrodisíaca. "No es lo mismo comer unas fresas como postre en el menú diario que tomas un día laboral que elegir las fresas para compartir un momento especial un sábado con tu pareja", explica. En definitiva, el componente psicológico y "de situación" tiene mucho que ver en la consideración "afrodisíaca" del alimento. 

En general, los alimentos que contienen arginina, que actúa como vasodilatador, triptófano, considerada 'hormona del placer' y magnesio pueden suponer una ayuda para incrementar la excitación sexual. Sin embargo, como explica Àlex Vidal, de nuevo habría que ponerse en situación a la hora de calificar un determinado alimento como afrodisíaco, pues un vaso de leche caliente (contiene triptófano) antes de ir a la cama puede contribuir tanto a conciliar el sueño como a preparar el cuerpo para el sexo. Y es que, tal como recuerda Vidal, "el órgano sexual más importante es el cerebro", y esto hace que todo aquello que facilite el riego sanguíneo pueda ayudar igualmente en la actividad sexual.

De la misma opinión es la escritora Marrena Lindberg, autora del libro 'La mujer multiorgásmica', que además aconseja prescindir de la cafeína y los estimulantes ya que, según explica en su libro, aumentan el nivel de serotonina y esto hace que se desequilibre la relación con la dopamina, una sustancia que, según asegura, resulta imprescindible para alcanzar el placer. Otros alimentos que no favorecen el deseo sexual podrían ser, según Lindberg, las pastas, la soja, los arroces y las grasas trans. Del otro lado, los pescados, la carne, los huevos, las verduras, las frutas y las legumbres son buenos para mejorar la libido, así como los alimentos con ácidos grasos Omega 3, el chocolate negro y los lácteos.

Los alimentos con colores muy vivos o con formas fálicas son especiamente evocadores a la hora de aumentar el deseo sexual, pero lo son más por su forma, su tamaño y sus características físicas que por los nutrientes, según recuerda Vidal, quien insiste en el componente psicológico del sexo y su relación con el bienestar corporal en líneas generales: "Una alimentación equilibrada y un buen estado de forma así como llevar hábitos saludables son la mejor garantía de un buen sexo".