Aguacate, melón y arroz integral son tres de los diez alimentos que no deben faltar en tu dieta durante tus vacaciones de verano. 

A la conocida sentencia que reza “somos lo que comemos” podríamos añadir esta otra: “estamos como comemos” o, si se quiere, “nos sentimos como comemos”. Dicho de otra forma, la alimentación influye al cien por cien en nuestra salud y no debemos descuidarla ni aún en los días de vacaciones, pues cuando nos encontramos fuera de casa y las costumbres se relajan. Así pues, para evitar los problemas típicos asociados a la época estival, el experto en nutrición y coach emocional, Ata Pouramini, propone una lista de 10 alimentos que te ayudarán a que tu cuerpo no se resienta por los estragos del calor, ni se deje llevar por el hambre compulsiva o "por aburrimiento". 

1. Aguacate. Contiene grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas que nos ayudan a mantener la hidratación de la piel y, además, nos aportan vitamina E. 

2. Semillas de lino: Para combatir el estreñimiento propio de los viajes y los cambios de tipo de agua. Tomadas en remojo o trituradas favorecen el tránsito intestinal gracias a su alto contenido en fibra soluble. 

3. Zanahorias. Debido a su gran contenido en carotenos, son perfectas para contrarrestar los efectos nocivos del ambiente sobre nuestro pelo, manteniéndolo suave y sedoso. 

4. Arroz integral. Muy ricos en fibra, contribuyen a unos niveles de glucosa estables, alejándonos de la despensa durante más tiempo. Evitaremos así el picoteo entre horas y el aumento de peso.  

5. Manzanas. Una sustancia llamada ácido ursólico, que se encuentra en la piel nos ayuda aumentar el tono muscular y prevenir la fatiga en estos días de tanta actividad. 

6. Plátanos . Y a dormir como niños gracias a su alto contenido en serotonina, melatonina y magnesio. Relaja nuestros músculos y nos ayuda a dormir de forma natural fuera de casa y a pesar de los cambios de horario.   

7. Nueces. Su aporte de fibra y Omega 3 las convierte en una fuente de energía perfecta para excursionistas y deportistas.  

8. Agua. Si realizas largos viajes en avión, lo mejor que puedes hacer para compensar la deshidratación que se produce en nuestro organismo al volar es beber agua. Mucho agua. 

9. Melón. Es ideal para los niños en verano. Alimento refrescante de alto contenido en agua y fuente de vitamina C. Aliado de los más pequeños para mantener un sistema inmunitario sano y fuerte. 

10. Sandía . Recomendada para los ancianos, que sufren mucho los golpes de calor. Nos aporta antioxidantes, hidrata y es fácil de digerir.