5 consejos para detener el reloj

  • ¿Quieres saber el secreto de la eterna juventud? Busca en tu despensa y lo encontrarás.


1. Come menos carne 

Las poblaciones más longevas del mundo comen pocas proteínas animales a la semana, como ocurre con los habitantes de Okinawa (Japón), Cerdeña (Italia) o Nicoya (Costa Rica). 

2. Sí a las semillas 

Las pipas de girasol tienen propiedades “antiaging”, gracias a la acción de la vitamina E y el selenio. La primera es un potente antioxidante y el segundo frena los radicales libres. 

3. Dos por plato 

Los más longevos comen verduras. Por término medio, dos variedades diferentes en cada comida. Así se supera la barrera de los 215 g de verdura diarios que consigue reducir el riesgo de padecer cáncer en un 35%. 

4. Trigo ancestral 

Se llama trigo khorasan kamut y es el abuelo del trigo moderno. Ahora se ha puesto de moda en los círculos más “eco” porque varios estudios han comprobado su capacidad como prebiótico (con lo que protege nuestro intestino) y por sus virtudes cardiosaludables: afirman que es capaz de reducir la tasa de colesterol en sangre. 

Y además... ¡muévete!

Investigadores del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo han demostrado que el ejercicio físico es una terapia antienvejecimiento se tenga la edad que se tenga. El deporte de moderada intensidad retarda el envejecimiento, disminuyendo hasta en un 15% el estrés oxidativo de las células.