El plato de comida saludable tiene más verdura, menos carne roja y más cereales integrales

  • ¿Qué es una dieta saludable? ¿Qué alimentos debe contener? ¿En qué medida? Pues bien, para estas y otras preguntas, la Universidad de Harvard nos da la respuesta. La pirámide de alimentos queda casi obsoleta y hay que adaptarse a los nuevos tiempos. Es por eso que desde Harvard nos llega el plato de comida saludable, en el que muchos alimentos de nuestro día a día pasan a un segundo plano y otros ganan protagonismo... Por nuestro bien.

Los nutricionistas de Harvard lo tienen claro. Y es que la universidad más prestigiosa del mundo ha 'actualizado' la famosa pirámide alimenticia y nos sirve -nunca mejor dicho- el plato de comida saludable. Un compendio de todo lo que debemos comer -y lo que no- en nuestras comidas.

El plato de comida saludable (healthy eating plate en inglés) es una mejora, según indican en Harvard, de las recomendaciones establecidas por el gobierno de Estados Unidos. Y es que según los últimos estudios, lo que comemos, bebemos y hacemos durante el día afecta a nuestra calidad de vida.

Es por eso que en Harvard optaron por hacer su propio plato de comida saludable al margen de intereses comerciales. Básicamente sus recomendaciones son consumir más verduras y cereales integrales y restringir el consumo de carne roja, cereales blancos/refinados, patatas, bebidas azucaradas y sal. 

Hasta ahí, todo bien... Pero hay muchas más recomendaciones que resumimos en estos puntos: 

  • A la hora de cenar, acostúmbrate a comer en un plato y no a servirte de una fuente 'inacabable'
  • Llena la mitad de tus comidas con verduras y hortalizas (las patatas no cuentan)
  • Consume más fruta... ¡De todos los colores posibles!
  • Un cuarto de tu comida debería tener cereal integral
  • Evita los cereales refinados (blancos)
  • Come proteínas de fuentes saludables: pescado, pollo, legumbres y frutos secos como nueces
  • Termina de comer con un vaso de agua; o si prefieres con café y té
  • Huye del azúcar. Siempre
  • Evita las comidas envasadas, tienen demasiada sal
  • Limita el consumo de lácteos al día (yogures, leche, batidos...)
  • Mantente activo haciendo ejercicio moderado
  • Lo que bebemos es tan importante como lo que comemos.
  • Reduce el consumo de carne roja, carne de cerdo o de cordero a dos veces por semana o menos. Tu colon te lo agradecerá
  • Cocina con aceite de oliva mejor que el de girasol
  • Modera el alcohol o suprímelo por completo