Tres grandes mentiras sobre las dietas

  • ¿Sabías que la báscula no siempre dice la verdad y que el mito de beber agua para adelgazar es falso? El doctor Camilo Silva, especialista del Departamento de Endocrinología y Nutrición de la Clínica Universidad de Navarra, nos ayuda a encontrar la verdad con respecto a las grandes mentiras de la alimentación.

1. Para perder peso es necesario beber mucha agua.
FALSO. La sensación de hambre y sed puede confundirse y, además, con relativa frecuencia, las personas cubren sus necesidades de agua a expensas de bebidas con contenido calórico (refrescos, zumos, leche, etc.) o alimentos más ricos en aguas (frutas, etc.). No obstante, en una dieta equilibrada no debe aconsejarse beber grandes cantidades de agua. Un buen parámetro que nos ayuda a valorar nuestro estado de hidratación es la diuresis: si la orina es escasa y de color intenso muy probablemente estamos deshidratados; si, por el contrario, es abundante y con poco color probablemente estaremos bien hidratados.

2. En el tratamiento del sobrepeso y la obesidad el objetivo de la dieta es perder peso.
FALSO. El objetivo real de la dieta es perder grasa corporal, ya que es el compartimento que se encuentra en una cantidad excesiva y genera las enfermedades asociadas al sobrepeso y la obesidad (diabetes, hipertensión arterial, cáncer, etc.).

3. La báscula siempre dice la verdad.
FALSO. Las pérdidas de peso no siempre son de grasa y las ganancias de peso tampoco. Es habitual que una persona gane o pierda peso a expensas de agua o masa muscular, por lo tanto el simple dato del peso corporal no nos sirve para evaluar el éxito de una dieta en el tratamiento del sobrepeso o de la obesidad.