Cinco ejercicios prácticos

1. Masaje. Realiza un automasaje profundo en las zonas de la mandíbula y la frente para prepararte. Amasa con suavidad todas las zonas que rodean los huesos de la cara.

2. Para reducir la papada. Cruza los brazos sobre el pecho y estira el cuello hacia delante. Llévalo lentamente al lado derecho, 10 segundos, y luego al otro lado. Repítelo 10 veces sin dejar de estirar.

3. Mejillas y boca. Marca exageradamente con la boca la letra U, mientras soplas y expulsas todo el aire. Después pronuncia la letra I (este ejercicio te ayudará a trabajar la musculatura). Mantente en cada postura, exagerando la pronunciación. el tiempo que te lleve expulsar el aire muy suavemente. Repite el ejercicio al menos 10 veces.

4. Cejas. Con los ojos cerrados levanta las cejas todo lo que puedas y mantenlas así durante cinco segundos, relaja la postura y vuelve a comenzar. Repítelo 20 veces.

5. Ojos. Coloca los dedos sobre la frente paralelos a las cejas, para que no se formen arrugas, y abre los ojos con la sensaci’on de expandiéndolos al máximo durante cinco