¿Cómo debe ser la estimulación?

  • Marta Eugenia Rodríguez de la Torre, experta en neurociencia, asegura que, para que la estimulación de la inteligencia sea efectiva, debe ser personalizada, tener en cuenta las necesidades, los conocimientos y las carencias de cada persona, y desarrollar todas las áreas cerebrales.

“Si una persona quiere tener una forma física armónica necesita un entrenador. Lo mismo ocurre con la gimnasia mental: es imprescindible la supervisión del especialista para que señale las pautas, incentive el aprendizaje, valore los resultados y proponga nuevos retos. El uso indiscriminado de elementos para potenciar la inteligencia puede ser perjudicial y puede deteriorar la capacidad de conocimiento”, asegura Rodríguez de la Torre. Para ella, los tipos de estimulación se dividen en dos categorías:

INTEGRAL

Activan todas las áreas cerebrales y facilitan la capacidad para captar, asimilar y transmitir información, y mejorar la concentración. Este tipo de estimulación está dirigido tanto a personas sin problemas de aprendizaje como a aquellas que sí los sufren, ya sean niños o adultos.

PARCIAL

Desarrollan determinadas áreas cerebrales, incidiendo en algunas ramas del conocimiento. Entre ellas se distinguen distintos tipos:

• Estimulación matemática: potencia la capacidad numérica y el cálculo.
• Estimulación espacialmatemática: consigue una mayor capacidad de resolución. Por ejemplo, sudokus y kakuros.
• Estimulación lógica: beneficia el razonamiento.
• Estimulación lingüística: ofrece mayor capacidad de expresión y vocabulario.
• Estimulación espacialinductiva: enseña a ordenar y localizar. Por ejemplo, los juegos de orientación.