Es el deporte mas completo, porque además de su gran desarrollo aeróbico y la implicación de todos los grandes grupos musculares, no fuerza las articulaciones.

1. Desarrolla todos los músculos. Dentro del agua, se reduce al máximo la tensión de los huesos y las articulaciones. Por esa razón, la natación ejercita todas las articulaciones, aumenta la flexibilidad y fortalece los huesos.

2. Ayuda a quemar grasa. Es más fácil quemar calorías con una hora de natación que estar durante ese mismo tiempo corriendo, porque para adelgazar lo ideal es practicar ejercicio de media intensidad y larga duración.

3. Reduce la tensión arterial. Es el deporte aeróbico por excelencia. El corazón se fortalece y consigue trasladar más sangre al organismo mientras aumenta el calibre de las arterias y la densidad de los glóbulos rojos. 

4. Aumenta la capacidad pulmonar. Su práctica habitual fortalece los músculos que se encargan de llenar y vaciar de aire los pulmones, haciendo que en cada respiración podamos tomar más oxígeno con menos gasto energético.