Quizás una de las razones que más nos desmotivan a la hora de hacer deporte es... La soledad. Sí, los primeros días se aguanta, pero si eres de los que tiran la toalla por falta de compañía, es que necesitas hacer deporte en pareja. Ya sea con tu chico, tu chica, un amigo, tu hermano/a; hay muchas posibilidades de enfrentarte al ejercicio en sintonía. Repasamos 10 ejercicios imprescindibles para hacer deporte en pareja... ¡Y no dejes de entrenar!

1. 'Running': El clásico por excelencia, que en los últimos años se ha reinventado y cada vez es más popular. Está claro que salir a correr en solitario no es lo mismo que ir acompañado: compañerismo, motivación, objetivos comunes... Si eliges correr en pareja podrás tener todo esto y alguien que estará ahí cuando acabes. ¿Se puede pedir algo mejor?

2. Ciclismo: Después del 'running', la bicicleta es otro de los deportes que más se disfrutan en pareja. Quizás su mayor atractivo, a diferencia de salir a correr, es que podéis hablar mientras pedaleáis, cosa que corriendo es un poco más difícil. Como en el 'running' los objetivos deben ser los mismos, así que si eres la parte 'fuerte', rebaja tus expectativas. Y nada de piques 'insanos'...

3. Baile: No importa la disciplina de baile que elijas, bailar es uno de los ejercicios con el que más calorías quemarás. Y lo mejor de todo es que ¡ni siquiera necesitas buscar pareja! Apúntate a cualquier clase de baile y lo comprobarás: harás nuevos amigos y te pondrás en forma casi sin querer. Si, por supuesto, puedes llevar tu propia pareja.

4. Zumba: Una de las disciplinas que más auge han tenido en los últimos años, pero nosotros nos quedamos con el original: divertido, con distintos niveles de dificultad, quemagrasas y desestresante... El Zumba es ideal para novatos y también para parejas. No importa que no sepas bailar, la diversión está asegurada. Y en compañía mucho más.

5. Tenis/paddle/squash: Vamos, que para el caso nos vale cualquier deporte de raqueta. Ya sea el clásico tenis, como el frontón, paddle, squash o badminton; los deportes de raqueta alimentan una san rivalidad y son unos contrastados 'quemagrasas'. Si no tienes experiencia, te recomendamos que empieces poco a poco en el frontón hasta que cojas confianza.

6. Yoga: La sensación de bienestar y calma que te invade después de una sesión de Yoga... No tiene precio. Y poder compartirlo en pareja, menos. El deporte que no es un deporte estimulará tus sentidos y te proporcionará una dosis de relajación muy necesaria hoy en día. Además, cuando estéis preparados, os podréis animaros a hacerlo por vuestra cuenta. ¿Hay algo más placentero?

7. Senderismo/trekking: Otro deporte que no tendría sentido si no se hiciese en pareja. O con más compañeros, claro está. Lo mejor de todo es que ni siquiera necesitas estar en forma para empezar. Márcate una distancia razonable, infórmate en tu comunidad autónoma sobre rutas y senderos seguros y equípate con lo necesario (agua, calcetines de repuesto, comida...). Ah, y ten en cuenta que tienes que volver, así que cuidado con el tiempo que dedicas a la ida y a la vuelta.

8. Patinar: Muy popular hace unos años, salir a patinar ha caído algo en desuso, pero sigue siendo una opción más que recomendable a la hora de hacer deporte en pareja. Ya sea con patines de ruedas o sobre hielo, patinar favorece la coordinación, la estabilidad y es un ejercicio cardiovascular de lo más completo. Un auténtico quemagrasas y que en pareja multiplica su diversión. ¿Hace cuánto no te calzas los patines?

9. Natación: Vale que no es el deporte más 'compañero', pero si uno de los más completos. Nadar es uno de los ejercicios más exigentes pero también más placenteros. Y en pareja os podéis ayudar mucho. Empezad por una sesión suave para cogerle el gusto al agua y poco a poco id incrementando la dificultad. Si uno es más experto que el otro, no hay problema: descansa mientras el otro termina su serie o elige una disciplina más difícil (espalda o mariposa). 

10. ¡Vamos al gimnasio!: Por supuesto, acudir al 'gym' siempre será una de las opciones que siempre tendremos si no podemos hacer ninguna de las anteriores... Lo bueno del gimnasio es que podéis hacer los mismos ejercicios pero con mayor o menor nivel de dificultad dependiendo de vuestra preparación. Por ejemplo, en la cinta podéis estar el mismo tiempo pero con mayor o menor inclinación; o si lo vuestro son las pesas, recupera el aliento mientras tu pareja está dándole duro a ello. ¡Vamos!