¿Odias salir a correr? ¿La cinta del gimnasio te parece inacabable? ¿Eres de los que se cansan sólo con calzarse las zapatillas? Está claro, por unas u otras razones, lo tuyo no es el 'running'. Sin embargo, quieres hacer ejercicio aeróbico y no sabes cómo. No te preocupes, te damos hasta 10 alternativas 'cardio' si eres un 'hater' de salir a correr 

1. Ciclismo. Admítelo, tienes bicicleta pero apenas la usas. Pues ya va siendo hora de quitarle el polvo y volver a la carretera. O al parque. O al carril bici. El ciclismo es una actividad aeróbica que además te permite adaptarte según la intensidad que busques. Un consejo: las primeras veces opta por desarrollos más cortos para que te sea más fácil avanzar. 

2. TRX. "El complemento perfecto para ir de viaje", como lo define nuestra bloguera Patricia Montero, es un accesorio que ha ganado en popularidad y que te permite 'enganchar' en cualquier parte. Tienes mil y un ejercicios por hacer, y según la intensidad que le dés, será más o menos aeróbico. Pruébalo y compara. 

3. Padel. El padel se ha convertido en la opción perfecta para sustituir al clásico tenis. Cada vez hay más pistas, los precios de las palas son más accesibles y hay más gente interesada en practicarlo. Busca un compañero y descubre un deporte que ampliará tu capacidad aeróbica como no podías imaginar. Esfuerzos cortos y de una intensidad media-alta hacen del padel un ejercicio puramente cardiovascular. 

4. Natación. Otro clásico para ejercitar nuestra capacidad cardiovascular y tonificar nuestros músculos. La natación es uno de los deportes más completos para nuestro cuerpo y, por supuesto, es totalmente aeróbico. Ahora que llega el buen tiempo no tendrás excusa para buscar una piscina municipal cerca de tu casa y practicar. 

5. Bicicleta elíptica. La alternativa a la bicicleta (ya sea con ruedas o estática) es la elíptica. A simple vista no impresiona, pero te sorprenderá su versatilidad y la cantidad de tiempo que puedes estar 'subiendo' escaleras imaginarias. Seguro que en tu gimnasio tienes una así que, ¿a qué esperas para probarla? 

6. HIIT. Lo bueno de ejercitarte a un alto nivel de intensidad (HIIT=Ejercicios a Intervalos de Alta Intensidad) es que puedes usar casi cualquier ejercicio para llegar al umbral aeróbico, hasta los clásicos ejercicios con pesas. Desde unos simples 'crunch' de abdominales hasta las clásicas zancadas o sentadillas, pasando por el 'press' de banca o el martillo de bíceps. La clave está en alternar distintas rutinas, descansar el tiempo establecido (ni un segundo más) y practicar 'a tope' los segundos que tengamos de ejercicio.  

7. Boxeo. No te decimos que te lances a dar golpes al primer saco que veas en el gimnasio, pero sí que uses varios de los elementos que componen este deporte. Los boxeadores practican 'haciendo sombra', que es lanzar golpes contra su reflejo como si fuera el adversario. Antes de lanzarte, aprende la técnica de manos de un profesional. Y si no, también puedes saltar a la comba.

8. Remo. Bueno, no es que sea una actividad muy habitual, pero en el gimnasio tienes una máquina específica y al aire libre tienes varias opciones: kayak, canoa, barca... Te prometemos que acabarás con los brazos 'molidos' así que relaja tus expectativas.

9. Deportes de equipo. Desde el clásico fútbol hasta el intenso rugby, pasando por el voleibol, balonmano o ba-lon-ces-to, que diría Pepu Hernández, los deportes de equipo te permiten hacer amigos, practicar deporte y ampliar tu capacidad aeróbica. Además tienen una ventaja añadida: no tienes que estar siempre 'a tope', por lo que la intensidad la decides tú. Te recomendamos, eso sí, que estés en buena forma antes de lanzarte a la cancha... Y acabar lesionado. 

10. Bailar. Hemos dejado para el final el deporte que es menos deporte de todos... Sin embargo, el baile es mucho más que eso. Las disciplinas deportivas que se basan en el baile (como el Zumba) para ponerse en forma cada vez son más numerosas, así que lo verdaderamente difícil será elegir la que más nos convenga. Y si no te convence ninguna, siempre puedes apuntarte a clases de baile puro y duro: moderno, bachata, clásico, salsa, merengue, danzas africanas, flamenco...