Baile, el deporte que no es deporte y que no dejarás de practicar: conoce sus beneficios

  • Bailar. Desde hace milenios, la humanidad ha utilizado el baile para cosas de lo más diferente... Para convertirse en la actualidad en un 'hobby' ¡Y también en un poderoso ejercicio! Si quieres tonificar tu cuerpo, sin duda bailar (o cualquiera de sus derivados y adaptaciones) es el mejor remedio. Y lo mejor de todo es que no hay edad para empezar. ¿Te animas a quemar calorías y descubrir los beneficios de bailar?

- Primero de todo, bailar nos da una salud de hierro. Nuestro corazón se verá fortalecido si bailamos habitualmente. No en vano, es un excelente ejercicio cardiovascular, además de reforzar nuestros músculos, huesos y articulaciones. 

- Ayuda a superar las situaciones de estrés. Es un potente relajador y libera endorfinas en nuestro organismo. La sensación de euforia y bienestar que nos proporciona terminar una sesión de baile es incomparable. Además es divertidísimo.

- Al ser un gran ejercicio cardiovascular, nuestra resistencia aumentará y nos permitirá encarar nuestros entrenamientos de fuerza o salidas de 'running' con una mayor capacidad. Si quieres empezar a tener una buena base física, bailar puede ser la mejor opción antes de encarar retos mayores.

- Aumenta nuestra flexibilidad y coordinación. Los movimientos y pasos de baile harán que nuestras articulaciones, tendones y músculos se 'desoxiden' y estén en perfecto estado de revista. También previene dolores articulares y musculares.

- Es un deporte de equipo. Aunque parece una tontería, la mayoría de los bailes son en pareja o grupo, lo que hace que nos exijamos más, estemos más atentos y nos perdamos menos sesiones. ¡Además es un deporte que no tiene edad!

- Por supuesto, te ayuda a ponerte en forma. Bailar tonifica brazos, abdomen, piernas y glúteos. Además, estarás ejercitándolos casi sin darte cuenta. Quemarás las calorías que te sobran (hasta 500 por sesión) y tu figura se estilizará como nunca lo había hecho.

Así que ya sólo te queda elegir tu disciplina preferida: baile de salón, bachata, salsa, hip-hop, tango, clásico, danza del vientre, flamenco... ¡A bailar!