Aunque pueda parecer un juego de niños, saltar a la comba es un ejercicio aeróbico que favorece la pérdida de peso. Conseguirás quemar un número elevado de calorías en poco tiempo sin salir de casa. 

Las bajas temperaturas del invierno o simplemente la falta de tiempo son las principales excusas que utilizamos para no practicar ejercicio. Hoy os mostramos los numerosos beneficios que aporta saltar a la comba. Un ejercicio fácil y sencillo con el que mejorarás tu coordinación, agilidad y movilidad.

Solo necesitas una cuerda de saltar, algo de espacio, música para motivarte y una actitud positiva. Con esta actividad trabajaremos todos los músculos de forma simultanea: brazos, espalda, abdominales, lumbares y todos los músculos de las piernas. 

Saltar a la comba es un ejercicio que requiere bastante resistencia y aguante físico. Te recomendamos que empieces con secuencias de tres minutos y aumenta el tiempo paulatinamente. Existen varias modalidades de salto: elevando las rodillas, llevando los talones a los glúteos, saltar cruzando la cuerda... Tú escoges la modalidad con la que estés más cómoda.

Debes tener mucho cuidado ya que con este tipo de saltos el impacto en la articulación de las rodillas es muy fuerte. Para solventar este inconveniente, te recomendamos que utilices unas deportivas acolchadas para que suavice el golpe contra el suelo.