La ciencia de dormir sentado

Se acercan las vacaciones de verano y no pocos nos montaremos en un avión durante muchas horas. Encajonados en un espacio claramente demasiado pequeño para cualquier ser humano, pero en el que pasaremos disciplinadamente varias horas. Y donde algunos intentarán, incluso, dormir.

Los expertos en sueño no recomiendan dormir sentados, ni tomar píldoras para dormir durante los viajes largos porque dicen, es preferible dormir poco que permanecer varias horas dormido con las piernas inmóviles en una postura de riesgo que puede producir trombosis venosa profunda en las extremidades. Los expertos sugieren que en lugar de tratar de dormir muchas horas se den algunos paseos por la cabina del avión y se ponga en movimiento la circulación periférica.

Aunque hay personas que consiguen dormir sentados, es una práctica rara en la especie humana, que duerme tendida desde la era de las civilizaciones nómadas, mucho antes de que existiera algo que pudiera considerarse una cama.

Solo algunas personas que padecen enfermedades como la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) o los obesos mórbidos son mandados por prescripción médica a dormir sentados para que consigan respirar mejor. El resto de los humanos dormimos mejor tumbados sobre una superficie. No intente dormir a toda costa en un avión. Su cuerpo le agradecerá dormir menos y moverse más.