Las niñas, más sensibles al tabaquismo pasivo

Los padres que fuman deberían estar muy preocupados si tienen una niña en casa, pues según una investigación del grupo de epidemiólogos de la Universidad de Cincinnati, en Estados Unidos, ellas son mucho más afectadas que los niños, sobre todo en los primeros años de vida.

El estudio revela que los niños expuestos al humo del tabaco que tienen, además, sensibilidad alérgica en sus dos primeros años de vida tienen más riesgo de tener una menor función pulmonar alrededor de los siete años.

Además, la función pulmonar entre las niñas fue seis veces peor que en los niños que estuvieron expuestos a niveles similares de humo y presentaban los mismos problemas de alergias.

Estudios previos habían estimado que uno de cada cuatro niños de Estados Unidos cuyos padres -al menos uno de ellos- es fumador, tienen el doble de concentración de cotinina (un alcaloide presente en el tabaco), que quienes no viven con fumadores.

Además, la exposición al humo del tabaco durante la infancia también se ha asociado con enfermedades respiratorias, la disminución de la función pulmonar y la aparición de asma. Pero la novedad de este estudio es que sus resultados muestran ahora es una "interacción compleja" entre el humo de segunda mano y la pérdida de la función pulmonar en los niños y las niñas que depende del tiempo de exposición del niño al humo del tabaco, y a otros factores de sensibilidad, e incluso a las hormonas sexuales.