Tomar el sol con precaución evita el envejecimiento prematuro de los huesos

  • Con la protección adecuada, podemos sacar de los baños solares lo mejor que éstos pueden aportar a nuestro cuerpo: la vitamina D, que es fundamental para que la calidad de los huesos se conserve a medida que uno envejece. 

Tomar el sol no es solo agradable, sino que además evita el envejecimiento prematuro de los huesos. Con la protección adecuada podemos sacar del sol lo mejor que puede darnos, la vitamina D. No hay otra fuente mejor de la que nuestro organismo pueda tomar ese nutriente que ayuda a nuestros huesos a envejecer de forma saludable.  

Según una investigación que se publica en Science Translational Medicine, la vitamina D es fundamental para que la calidad de nuestros huesos se conserve lo mejor posible a medida que envejecemos. 

Las personas obtenemos la vitamina D en un 90 por ciento de la radiación solar, y en un 10 por ciento de la dieta, a través de los pescados grasos (como por ejemplo el arenque, el salmón o la caballa), mediante el consumo de la yema del huevo, la carne y también a través de algunos alimentos reforzados con esta vitamina (leches, zumos, cereales, etc.). 

Según los expertos, a pesar de que en España se vive en un clima soleado, no se toman las horas de sol necesarias para conseguir la vitamina D que requiere el organismo. La recomendación es tomar el sol, con precauciones, porque es beneficioso para la salud y es casi la única forma que tienen los niños de sintetizar la vitamina D, pues a través de la alimentación se absorbe en muy poca cantidad. 

La deficiencia de vitamina D podría acelerar el envejecimiento de los huesos, lo que incrementa el riesgo de fracturas. Los resultados de este equipo de investigadores del Medical Center de la Universidad de Hamburgo (Alemania), y de la Universidad de Berkeley (EEUU) sugieren que la falta de esta vitamina no solo reduce la densidad del hueso, sino también afecta la calidad ósea.

En definitiva, hay que tomar el sol para garantizar un mejor envejecimiento de los huesos, pero se debe hacer con precaución, para evitar un envejecimiento prematuro de la piel.