1. ESPUMAS

Los colchones de espuma tienen mala fama, ya que se identifican con aquellas planchas de gomaespuma blandas, donde no se podía pegar ojo. Hoy, las cosas han cambiado. Son más firmes, ofrecen mayor durabilidad y el precio más económico del mercado, salvo en las de última generación.

Las nuevas espumas de poliuretano, compuestas por Poliol Graft y poliméricos, son más duraderas y firmes que sus antecesoras.

DEBES SABER:

● Se trata de un material sintético, mullido y resistente, que conserva mejor su forma original.

● El abanico de posibilidades es muy amplio tanto en características como en precio, pero su calidad y dureza están directamente relacionadas con su coste. Para un buen resultado, debe contar con una densidad mínima de 25 kg/m3.

● Ten presente que no regulan bien la temperatura y que pierden firmeza con el uso.

LO ÚLTIMO:

● Bajo la denominación de espumas de última generación se aglutinan distintos materiales sintéticos que en cada fabricante recibe un nombre distinto. Más higiénicas, permiten una mejor transpiración que otros materiales sintéticos y una mayor elasticidad, pero son mucho más caras y, aunque han mejorado su resistencia al hundimiento, no alcanzan la firmeza de un colchón de muelles.

● Su proceso de fabricación es distinto al del resto de las espumas y mucho más flexible, dando mayor superficie de apoyo. Resulta una buena opción para las personas que quieren descansar sobre un colchón mullido o para las que les gusta dormir mullidos y tienen algo de peso extra.