En qué consisten. Son un examen interno del colon, mediante el colonoscopio: un tubo flexible de fibra óptica con una pequeña cámara incorporada. En la sigmoidoscopia se examina el tercio inferior del colon y en la colonoscopia toda su extensión. Se insufla aire a través del colonoscopio para tener una mejor visualización y, además, se puede utilizar la succión para retirar secreciones.Para qué se usan. Son tanto un método de diagnóstico como de tratamiento. Durante la exploración se pueden tomar muestras de tejido. Permiten detectar múltiples alteraciones, como tumores, ulceraciones o inflamaciones.

Cómo se practican. Hay personas que sienten dolor y otras sólo molestias. Por este motivo, puede ser necesario administrar un calmante y un sedante. Antes de la exploración es indispensable firmar un consentimiento y realizar una limpieza del intestino mediante enemas y laxantes. También se suspende el consumo de anticoagulantes. Después de la prueba es probable que se padezcan cólicos abdominales leves y una salida de aire considerable (ventosidades).

Cuándo se realizan. Cuando hay diarrea crónica de origen desconocido, cambio de ritmo intestinal en pacientes mayores de 50 años, sangre en la heces durante más de cuatro semanas, una anemia de más de 11 semanas, etc.