Debilidad, fatiga física e intelectual, desánimo, tristeza, trastornos de sueño, alteraciones del apetito...Son los síntomas de la astenia primaveral. Te damos las claves para recargar las pilas: haz una dieta sana, realiza ejercicio físico moderado y respeta las horas de sueño. Lleva una vida ordenada y notarás cómo pronto recuperas tu vitalidad.

Nuevos estudios sobre cronobiología, estrés, metabolismo, sueño… y la opinión de varios expertos nos han ayudado a diseñar un plan maestro para rescatar la energía perdida que tanto necesitas. Estas estrategias, recién descubiertas, no sólo han demostrado una gran utilidad para recuperar la capacidad de alerta y el tono vital, sino que ayudan a dormir bien por las noches (de por sí, la mejor receta para superar el cansancio). Ponlas en práctica sin perder tiempo.

ALIMENTOS QUE CARGAN LAS PILAS


Además de energéticos, estos alimentos han demostrado numerosos beneficios para la salud. Tomados como parte de una dieta equilibrada, mantienen tu energía, previenen enfermedades y ayudan a funcionar durante todo el año.

Salmón salvaje.
Lentejas y alubias.
Arándanos.
Sardinas.
Melón cantaloupe (de pulpa anaranjada).
Mango.
Espinacas y brécol.
Nueces y almendras.
Yogur y kéfir.
Cereales integrales.
Boniatos

DILUYE EL CANSANCIO 
 
A veces, el cansancio es reflejo de la deshidratación. Si no bebemos suficiente agua durante la jornada laboral, podemos sufrir cefalea, confusión… Justo lo contrario de lo que necesitamos. Un vaso de agua adicional es especialmente recomendable en momentos de estrés y siempre que nos sintamos cansadas.