Tinnitus: la dieta habla al oído

  • Alertada por su tensión arterial y sus tasas de colesterol, Marisa H. Gómez, alicantina de 45 años, empezó a tomar media aspirina al día “por mi cuenta y riesgo, como prevención de un posible ataque cardiaco”. Meses después, desarrollaba tinnitus, es decir, pitidos o zumbidos que se oyen sin una fuente sonora que los produzca. Cuando consultó a su médico, le contestó que la dosis de aspirina que estaba tomando era demasiado pequeña como para provocar ese efecto pero, no convencida, decidió acudir a un médico naturista, quien le dijo que la aspirina contiene salicilato, conocida causa del tinnitus.

ALIMENTOS A EVITAR

No sólo la aspirina contiene salicilatos, también es aconsejable evitar alimentos como los champiñones, las setas, los pimientos verdes, las aceitunas, los tomates, los albaricoques, los cacahuetes, los dátiles y las almendras, entre otros. Además, el médico le explicó a Marisa que, por sí solas, la hipertensión y la hipercolesterolemia pueden producir tinnitus.

Para reducir esos valores, le aconsejó paseos de una hora, reducir el consumo de grasas saturadas y trans, cocinar sólo con aceite de oliva virgen y aumentar el consumo de frutas, verduras y pescado azul.

Pero no acaba ahí la lista de posibles causas de esos desagradables pitidos, tan frecuentes e intensos a veces que pueden llegar a alterar seriamente la vida social y laboral de quien los padece. El tinnitus puede también ser signo de mala circulación. En esos casos, los suplementos de ginkgo biloba han demostrado utilidad. Asimismo, muchas personas que sufren de tinnitus tienen altos niveles de insulina, por lo que una dieta baja en hidratos de carbono refinados (harinas blancas y azúcares) puede mejorar su situación. Alergias y anemias están también relacionadas, por lo que conviene revisar y tratar las causas de ambas.

CUERPOS EXTRAÑOS

Además de todo lo dicho, el tinnitus puede ser síntoma de un trastorno auditivo (incluidas infecciones), cuerpos extraños, cerumen o lesiones por ruidos intensos. El consumo de alcohol, cafeína o antibióticos pueden también producir este molesto síntoma. Sin embargo, muy pocas veces es signo de tumores.

Cuando todos los remedios contra el tinnitus fallan, la manipulación del cuello y la mandíbula por un osteópata pueden revertir la situación. Otros especialistas recomiendan vivamente los suplementos de magnesio, ya que ayudan a mejorar la función auditiva.