En España se realizan cada año 2,5 millones de intervenciones quirúrgicas con anestesia general , pero todavía existen mucha dudas al respecto que lospacientes no se atreven a preguntar como ¿Me puedo despertar durante la anestesia? ¿Se puede realizar una prueba de anestesia previa a la intervención? ¿Cuándo se empieza a tratar el dolor?

Por ello, tal y como asegura el Dr. Ángel Juárez, Jefe de la Unidad de Cirugía Plástica y Estética del Hospital de la Zarzuela, es fundamental obtener una información correcta acerca de ella, para valorarla de manera objetiva. Junto al Dr. Pere Vila, médico adjunto del Servicio de Anestesiología del Hospital Germans Trias i Pujol, de Badalona, nos ayuda a resolver todas nuestras dudas:

Se trata, en síntesis, de obtener respuesta a cinco preguntas fundamentales:

1- ¿Es lógico temerla tanto?

A la anestesia hay que tenerle respeto más que pavor, ya que es un proceso relativamente seguro y con un riesgo muy bajo. Pero ocurre que al recibirla perdemos la autonomía y la voluntad sobre nuestro cuerpo (anestesia general) o sobre alguna parte del mismo (local). Y eso puede resultar estresante.

2- ¿Cuáles son las razones para confiar o desconfiar de sus causas y efectos?

Merece una gran confianza el hecho de que el anestesiólogo asista al paciente desde el pre-operatorio y que esté a su lado en toda la cirugía, garantizando la hipnosis (que el paciente esté dormido), la amnesia (que el paciente no se acuerde) y la analgesia (que el paciente no sienta dolor).

Durante la intervención, el anestesista debe mantener y controlar: la frecuencia cardiaca, la función respiratoria, la temperatura y la reposición de los líquidos y sales minerales, que tal vez se pierdan en la intervención. Que sea del equipo del cirujano para que ambos estén bien compenetrados.

Que antes de la intervención se hayan realizado una serie de pruebas diagnósticas como un análisis de sangre y un electrocardiograma, así como su valoración oportuna.

3- Sus riesgos

En cuanto a sus riesgos, la mayor complicación de la anestesia general en pacientes sanos es la inhalación o aspiración del contenido gástrico, porque provoca complicaciones pulmonares graves. Es evitable prescribiéndole al paciente que no tome ni líquidos ni sólidos al menos ocho horas antes de cualquier intervención quirúrgica.

4. ¿No seguir las indicaciones previas a la operación puede ser un motivo para posponer la intervención?
La colaboración del paciente siempre es fundamental. El anestesiólogo le dará una serie de normas que debe cumplir rigurosamente, pues de otro modo puede ser preciso retrasar la operación.

5. ¿Es imprescindible que el anestesiólogo sepa si el paciente consume alcohol, tabaco o drogas?
Él consumo de estas sustancias afecta al organismo igual o más que cualquier medicación, por lo que el paciente debe indicar siempre si las consume, si no quiere poner en peligro su propia seguridad. 

6. ¿No existe un test de sensibilidad a la anestesia aplicable de forma universal antes de la intervención?
Estas pruebas sólo se realizan en enfermos con predisposición, en unas condiciones y laboratorio especializado, y no en la consulta preanestésica. Además, una primera exposición a la anestesia no asegura la ausencia de efectos adversos o indeseables en futuras intervenciones.

7. ¿Cumplir con el ayuno recomendado por el anestesiólogo evita complicaciones?
Si el paciente no cumple el ayuno establecido, el contenido gástrico podría pasar a la laringe y de allí a los pulmones, situación denominada broncoaspiración, y provocar serias complicaciones respiratorias.

8. ¿Es posible que alguien pueda despertarse durante la anestesia?
La monitorización cerebral actualmente disponible permite llevar a la persona a un plano anestésico adecuado que facilita realizar la cirugía con éxito sin que el paciente sea consciente de la intervención.

9. ¿Durante toda la cirugía el anestesiólogo es el encargado de controlar las constantes vitales del paciente?
El papel del anestesiólogo va mucho más allá de dormir al paciente. Durante toda la cirugía el anestesiólogo es quien vigila las constantes vitales del paciente, controla su tensión, ritmo del corazón y la respiración, así como vigila la temperatura corporal, entre otras.

10. ¿Antes de despertar ya se trata el dolor?
Durante la fase de recuperación o despertar, el anestesiólogo ya inicia el tratamiento necesario para atenuar el dolor y las molestias postoperatorias; denominado analgesia preventiva.