Sea cual sea tu destino, sigue nuestras recomendaciones y disfruta del viaje sin arriesgar tu propio bienestar

Las molestias que en casa no tienen importancia, se vuelven incómodas en los viajes, sobre todo, si nos desplazamos a un país que no tiene las condiciones higiénicas y sanitarias del nuestro. Informarse antes de viajar y tomar conciencia de los riesgos es algo que hay que hacer en cuanto se conoce el destino, señala Pilar Arrazola, médico especialista en Medicina Preventiva del Hospital 12 de Octubre de Madrid.
 
La doctora aconseja acudir a una consulta de medicina preventiva o a un centro de vacunación internacional, al menos, cuatro semanas antes de viajar a un lugar de riesgo, como son los países en vías de desarrollo. Incluso en destinos nacionales se pueden dar problemas por el cambio de agua o de rutina, pero el viajero se siente seguro al estar en su mismo país, donde conoce la lengua y el sistema sanitario. El peligro se da en otros destinos en los que acceder a un médico o conseguir medicinas puede ser difícil.