Educar

Foto: Hoy, estos conflictos se han convertido en un fenómeno masivo. Crece la preocupación por la obesidad infantil y por el ...

Detectar la anorexia y la bulimia

  • Isabel Menéndez, psicóloga y psicoanalista, en su libro “Alimentación emocional” (Ed. Grijalbo), nos recuerda que “casi todos los conflictos de nuestro mundo interno tienen un reflejo en el modo en que nos alimentamos”.

Hoy, estos conflictos se han convertido en un fenómeno masivo. Crece la preocupación por la obesidad infantil y por el aumento de la anorexia y la bulimia. Un dato: según un estudio de la Universidad de Navarra, comer en solitario multiplica por tres el riesgo de padecer una de estas enfermedades. “La comida en familia puede ser el mejor lugar para detectar y prevenir estos males.

Bajo la hipótesis de su desaparición, el ser humano quedaría reducido a un cuerpo al que simplemente se le echa combustible como si fuera un coche. Porque el ser humano es comunicación, necesitamos a los otros para existir”. La psicoanalista reflexiona sobre las comidas familiares: “Aquellos que tengan asociada su infancia a carencias emocionales importantes, no sentirán las reuniones familiares, que generalmente se celebran con comida, como algo agradable”.

También le dedica un amplio análisis a la adolescencia, un periodo en el que aparecen tantos problemas con la alimentación. ¿Por qué?: “Como no pueden controlar su vida, los adolescentes controlan su alimentación. Estos trastornos son síntomas que esconden problemas psicológicos. Por eso, no hay que entablar una batalla por la comida, sino intentar llegar a comunicarse con el adolescente. La hora de la comida tiene que ser un tiempo de comunicación nunca de control. Y si el problema alcanza cierta gravedad, ocuparse y pedir ayuda”.