Educar

Foto: Los jugadores, y los aspirantes a ser deportistas de primer nivel, deben ser conscientes de ello y poner especial ...

¿Quieres que tu hijo sea como Messi? Enséñale a dormir…

  • El sueño es un factor que tradicionalmente ha pasado desapercibido cuando se analiza el comportamiento y el rendimiento físico de un jugador de alto nivel. Dormir es un acto reparador durante el cual las funciones orgánicas se regeneran y estabilizan, los tejidos se reparan, el sistema nervioso se desarrolla y los procesos mentales se ordenan. Te damos algunas claves con las que será “un poco más fácil” que tu hijo se convierta en el próximo “Balón de Oro”.

Los jugadores, y los aspirantes a ser deportistas de primer nivel, deben ser conscientes de ello y poner especial empeño en el descanso nocturno. “Nosotros recomendamos a los jugadores del Real Madrid dormir entre 8 y 10 horas diarias. El sueño y el descanso debe ser una parte más del entrenamiento del deportista”, asegura Carlos Díez, director de los Servicios Médicos Sanitas - Real Madrid.

La siesta también está incluida en la lista de recomendaciones, haciendo hincapié, sin embargo, en la duración de la misma. No debe sobrepasar los 30 minutos. ¿El motivo? Evitar la desorientación y confusión que puede provocar entrar en la etapa de sueño REM (Rapid Eyes Movement), de la que no resulta tan fácil despertar. También es recomendable practicar la siesta antes de los partidos ya que incrementa la atención y el rendimiento físico.

Otro de los aspectos que explica la importancia del descanso nocturno tiene que ver con las lesiones. La falta de sueño aumenta el riesgo de que se produzcan, ya que el jugador pierde agilidad y coordinación. Del mismo modo, el exceso de sueño o hipersomnia tampoco es bueno para el jugador, ya que puede ir asociado a lesiones del sistema nervioso central, alteraciones metabólicas o endocrinas (uremia, insuficiencia hepática o hipotiroidismo) o deberse a un estado depresivo o de ansiedad.

Los Servicios Médicos Sanitas – Real Madrid marcan a los jugadores una serie de recomendaciones para conseguir un sueño tranquilo y reparador:

- Disminuir el consumo de estimulantes, como pueden ser el café, el té, el chocolate, el ginseng, el alcohol y los refrescos de cola.

- Es aconsejable que la última comida del día se realice dos horas antes de dormir y que no sea una cena copiosa, tratando de evitar grasas y proteínas animales para facilitar la digestión.

- Antes de dormir, desacelerar la actividad. Es necesario llegar relajado a la cama, por lo que se debe suspender el ejercicio físico y las actividades mentales de alta exigencia, al menos dos horas antes de acostarse.

- Evitar realizar tareas que distraigan a la hora de dormir. No es un buen hábito oír la radio, leer o ver la televisión en la cama.

- Fijar un horario de sueño (hora de irse a dormir y hora de levantarse).

- No acostarse con hambre o sed ni tampoco después de haber comido o bebido demasiado, a fin de evitar interrupciones a lo largo de la noche.

Para conseguir un sueño reparador, los especialistas recomiendan incluir en la dieta alimentos que contengan calcio (leche, sardinas o boquerones) y magnesio (frutos secos, verduras de hoja y alimentos integrales), importantes para que se produzcan las conexiones nerviosas necesarias.

Para mejorar la conciliación del sueño también es preferible no ingerir proteínas (como carnes, huevos o pescado), ya que son difíciles de digerir, limitar la ingesta de grasas, especialmente de origen animal, y el consumo de especias o dulces antes de dormir.