El estreñimiento de los bebes

Alimentación infantil Nutribén

El estreñimiento en los bebés

Es una alteración de la frecuencia y la consistencia de las deposiciones, con enlentecimiento del tránsito intestinal que se manifiesta como una dificultad para la evacuación espontánea y periódica de las heces. Las deposiciones son duras y cuesta emitirlas, requiriendo por parte del bebé o niño un verdadero esfuerzo el expulsarlas.

Las causas pueden ser diversas y dependen de factores como la edad, tipo de alimentación y otros determinantes:

Las heces de los bebés varían totalmente de uno a otro en su forma color, consistencia y frecuencia:

  • Los niños alimentados a pecho suelen presentar deposiciones blandas y frecuentes en las primeras semanas de vida, pero posteriormente su emisión se va espaciando pudiendo transcurrir varios días entre una y otra. Es normal que así sea, no es estreñimiento. Su causa está en que el proceso digestivo de la leche materna apenas deja residuo, precisando varios días para acumular heces suficientes para su eliminación, heces que por otro lado seguirán siendo blandas.
  • Los niños alimentados con fórmulas artificiales, tienen habitualmente heces más consistentes. En las primeras semanas, lo normal es que evacue de 4 a 6 veces al día y al cabo de pocos meses las deposiciones acostumbran a reducirse a 1 o 2 diarias. Con este tipo de alimentación es más frecuente el estreñimiento. Actualmente existen leches adaptadas diseñadas para evitar este inconveniente de la lactancia a biberón.

Cuando se inicia la alimentación complementaria, el estreñimiento puede ser debido a una alimentación incorrecta que deja pocos residuos, como exceso de leche, yogur, galletas y/o rechazo de verduras y frutas. Otras causas de estreñimiento pueden ser tan simples como un aporte insuficiente de líquidos o un consumo excesivo de leche de vaca.

 Consejos para reducir el estreñimiento en los bebés

  • Los masajes son muy estimulantes para ayudar a evacuar al bebé. Se puede flexionar las piernas del pequeño sobre el abdomen, haciendo movimientos circulares; posicionar la mano sobre la tripita del bebé (a la altura del ombligo), y hacerle un masaje más profundo y en horizontal, con la palma y la base de los dedos. Un masaje en la espalda del bebé, con movimientos de arriba abajo, también puede ayudar al bebé a evacuar.
  • A los bebés que se alimentan con lactancia artificial y tienen estreñimiento se les puede recomendar leches adaptadas anti- estreñimiento ricas en fibra y con ácido palmítico en posición beta del triglicérido, pensadas para facilitar el tránsito intestinal y lograr deposiciones más blandas.
  • Si el lactante toma papillas, se pueden hacer ligeros cambios empleando leche adaptada especial anti-estreñimiento (consulte en su farmacia), o papillas que contengan un aporte extra de fibra.
  • Cuando el bebé comienza con la alimentación complementaria, se pueden hacer ligeros cambios en la preparación de la papilla, empleando leche adaptada especial anti estreñimiento. Si el estreñimiento persiste lo más aconsejable es consultar al pediatra.