Ser Madre

Foto: Cuando el bebé va creciendo las necesidades van cambiando y el dormitorio también, por ejemplo, necesitará una mesa de ...

Una habitación para...

  • Al hablar de la distribución y materiales del dormitorio infantil conviene diferenciar varias etapas, que la decoradora Carmen R. Aransolo, titulada por la Escuela Internacional de Diseño L.A.D.E., nos cuenta a continuación.

Cuando el bebé va creciendo las necesidades van cambiando y el dormitorio también, por ejemplo, necesitará una mesa de estudio con una iluminación adecuada.

Cuna

Si hablamos del primer dormitorio, el dormitorio del bebé, tenemos la cuna como elemento fundamental, a la que se puede añadir el cambiador y la bañera. Cuando la cuna ya no sea necesaria y pase a dormir en una cama, lo mejor sería colocarla en un ángulo de la habitación: es más segura a la hora de dormir, puede utilizarse como sofá y, de esta manera, ocupa menos espacio. Puedes aprovechar el espacio que queda debajo de la cama para colocar cajones con ruedas o poner una cama-nido, por si la necesitas en alguna ocasión, nunca está de más.

Luz

En cuanto al tratamiento de la luz, una lámpara auxiliar que proyecte una luz suave es recomendable en los primeros meses para la toma de pecho o biberones nocturnos. Una luz general por medio de una lámpara de techo que ilumine bien la habitación es suficiente en la primera etapa para que los niños jueguen en el cuarto. Si a tu hijo no le gusta dormir con oscuridad total, recurre a una luz tipo piloto de 10 o 15 w.

Armarios

La mejor solución para el tema de los armarios es ponerlos empotrados, hechos a medida para sacar el máximo partido al espacio disponible y aprovechar el hueco de una pared. Con el paso del tiempo, cuando queramos redecorar el dormitorio, simplemente lacando o empapelando las puertas conseguiremos dar un aire nuevo al armario empotrado.