Desayunar en familia, un recurso para crear hábitos saludables

  • Tomar alimentos sanos y variados en familia y dedicándole tiempo suficiente es los mejor para adquirir el hábito del desayuno saludable. 

El 40% de los niños españoles no desayuna de forma habitual en compañía de familiares. Así se desprende del primer estudio sobre hábitos de desayuno en la infancia presentado por Tulipán, en colaboración con la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN) y la Sociedad Española de Pediatría Social (SEPS).

Además, un 10% de los padres consideran que su hijo no mantiene una alimentación variada y equilibrada e incluso un 13% revela que sus hijos tienen un peso superior al recomendado. Esta cifra se eleva al 18% en el caso de los niños mayores de 6 años. 

Tal y como apuntan desde la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN), la familia es un gran determinante en el hábito de desayunar a diario y en los alimentos que se eligen por lo que dejar que los niños desayunen solos es un error. De hecho, desayunar con –al menos- uno de los padres puede incrementar la probabilidad de que los escolares elijan opciones de desayuno más saludables. 

El desayuno es clave para que los niños puedan disfrutar de una alimentación adecuada. Aun así, cerca de un 8% de los niños españoles mayores de 6 años no desayunan  todos los días, lo que podría repercutir negativamente en su desarrollo. "Con base a la evidencia disponible, es prudente potenciar el hábito de desayunar pues podría ser clave para el crecimiento y la educación alimentaria de los niños, por ello, lo padres deben prestar especial atención a este momento. Lo ideal es que desayunen siempre en compañía de algún familiar y que aprovechen este momento para incorporar alimentos con una buena calidad nutricional como frutas, alimentos a base de cereales integrales, lácteos bajos en grasa o alimentos que aporten grasas saludables como el aceite de oliva,  los frutos secos o las margarinas", afirma Giuseppe Russolillo, de FEDN. 

Además, un 12% de los padres confiesa que desde el inicio de la crisis económica se han visto obligados a modificar las rutinas de desayuno de sus hijos. De éstos, el 45% indica que estos cambios afectan a una menor variedad en el desayuno frente al 39% que asegura que desde el inicio de la crisis consumen más repostería casera, frente a la procesada (13%). Sólo un 3’5% de los padres encuestados admite que se han visto obligados a prescindir del desayuno por motivos económicos. 

Desayuno equilibrado 

Este informe revela también que el desayuno de los menores no contiene todos los alimentos básicos que debería. Aunque un 80% de los padres de niños encuestados prepara el desayuno de sus hijos pensando en que éste sea saludable, el 32,6% reconoce dar a sus hijos una pieza de bollería todos los días, siendo un 65% de ésta bollería industrial. A pesar de ello, menos de un 1% de los padres considera que este tipo de alimento debe estar presente en el desayuno de sus hijos.

Una alimentación sana debe contener grasas buenas, que son esenciales para el buen funcionamiento y desarrollo de nuestro organismo. Sin embargo un 48% de los padres españoles con niños mayores de 4 años cree que no es saludable que los desayunos de sus hijos contengan grasas. De los padres con hijos mayores de 4 años que sí consideran que es saludable que el desayuno contenga grasas, un 51% prefiere que consuman grasas vegetales. De entre ellos, un 73% de los padres prefieren que sus hijos consuman margarina, versus un 27% que prefieren dar a sus hijos aceite de oliva. 

El aceite de oliva es bien conocido como una grasa buena, pero no debemos olvidar las grasas presentes en los frutos secos, algunos aceites vegetales como el de girasol y las margarinas que son algunos de los alimentos que contienen grasas esenciales para el organismo.

Consejos

1. Desayunad en familia. 

2. Tomaos tiempo suficiente, al menos, 15 minutos. 

3. En la variedad está el gusto, así que pon opciones saludables entre las que elegir. 

4. Apaga la televisión. 

5. Un sueño reparador también 'alimenta', así que mantén buenas rutinas de sueño. 

6. Pon raciones adecuadas a cada edad para no presionar. 

7. Mantén una rutina para hacer el hábito. 

8. Si hay que empezar el hábito desde cero, lo recomendable es hacerlo con los alimentos preferidos, lo más sanos posible. 

9. Involucra a tus hijos en la programación de los desayunos y en la compra de los ingredientes. 

10. Prepara la mesa por la noche y así ahorrarás tiempo. 

Ejemplos 

El estudio presenta algunos ejemplos de desayunos saludables que incluyen frutas, frutos secos y lácteos. 

- DESAYUNO 1: Yogur desnatado, dos nueces, dos cucharadas de muesli y fruta de temporada troceada
- DESAYUNO 2: Queso fresco, pan con aceite de oliva y tomate triturado y zumo natural.
- DESAYUNO 3: Queso fresco con miel y anacardos, pan integral con margarina y fruta de temporada troceada.
- DESAYUNO 4: Te, yogur desnatado, seis almendras, tres cucharadas de cereales integrales y dos ciruelas pasas.