Cómo lidiar con niños e Internet

Protege a tus hijos de los peligros de Internet

  • Más horas libres pueden significar también más horas frente a la pantalla del ordenador, del teléfono móvil o de la tableta. 

No se puede, ni se debe, evitar que los niños y adolescentes utilicen estas tecnologías ya que forman parte de su mundo cotidiano y desarrollan destrezas necesarias para su adaptación al medio. Forman parte de la vida y como tal están presentes en su día a día. Se trata de fomentar un uso responsable y moderado que aproveche todos los beneficios de la tecnología minimizando los peligros.

Se pueden diferenciar dos grandes bloques de riesgos de forma y de fondo. Los de forma conciernen al modo de consumo. La Organización Mundial de la Salud indica que una de cada cuatro personas sufre algún problema de adicción a las nuevas tecnologías. El abuso y el uso compulsivo pueden convertirse en un auténtico problema en casa, pues crean discordia en el seno familiar y disfunciones en el comportamiento del menor tendiendo al aislamiento. 

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, ofrece diez claves para identificar las tecnoadicciones:

  • Deseo intenso de repetir la conducta.
  • Estado emocional desagradable cuando la actividad es interrumpida, con cambios de humor, irritabilidad, impaciencia, llegando incluso a la ansiedad.
  • Placer o alivio y euforia mientra se lleva a cabo la conducta.
  • Necesidad de incrementar progresivamente el tiempo que emplea en su uso.
  • Pérdida de control sobre la conducta.
  • Deterioro en el rendimiento escolar.
  • Deterioro de las relaciones sociales y familiares.
  • Problemas físicos derivados de la falta de sueño y de la ausencia de ejercicio físico.
  • Negación, minimización u ocultación de la conducta.
  • Mantenimiento de la conducta, a pesar de las consecuencias negativas derivadas de ella.
Los problemas de fondo que esconden las tecnologías engloban aquellos que tienen que ver con la sobreexposición de los menores y los que se refieren a relaciones abusivas y de ciberacoso (grooming) o sexting.

Internet es un espacio común, reflejo en parte de la sociedad y así es como hay que contemplarla. Si en la calle los niños se reúnen con sus amigos y pasean por la plaza o juegan en el parque, en su entorno virtual deben mantener esos hábitos y relacionarse sólo con sus amigos. La ventaja indiscutible es que en el parque están con los amigos de su ciudad y en la red pueden seguir en contacto con ellos si se van de vacaciones o si se mudan a otra ciudad. Si ellos les cuentan sus secretos solo a sus mejores amigos no tienen por qué publicarlos a los cuatro vientos en la red.

Según una encuesta realizada por Microsoft en 25 países, entre los que se encuentra España, el 37 por ciento de los menores entre los 8 y los 17 años han sido víctimas de actividades consideradas como acoso cibernético alguna vez. Si bien cabe destacar que son mayoría los niños víctimas de groomig y, a la vez, de bullying en el colegio o en sus lugares de recreo, suponiendo un porcentaje del 86 por ciento.

Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado atentos a este nuevo tipo delictivo han lanzado diversas campañas de prevención y apoyo y actualmente se pueden encontrar recursos en las redes sociales, como el Plan Contigo de la Policía Nacional y de la Guardia Civil en Tuenti, en el que hay información y consejos de seguridad. O la campaña de la Policía Nacional sobre seguridad en Internet con la colaboración de artistas como David Bisbal o Alejandro Sanz, que pone de relieve la importancia de la prudencia y del uso responsable de la información en las redes sociales.

Mejor prevenir que curar

L
a supervisión por parte de los padres es la mejor prevención para cualquiera de los riesgos que entraña el uso de la tecnología. Para eso es importante mantener una relación dialogante y de confianza que les permita sentirse respaldados por sus padres en caso de sufrir algún tipo de problema.

Para las madres y los padres existen numerosos recursos en la red, material didáctico y webs con alternativas para internautas juveniles. También las instituciones muestran una especial sensibilidad en este sentido ofreciendo programas y líneas de ayuda con información de servicio público. 

'Que no te la den' es una de esas líneas de ayuda para menores creada por el Centro de Seguridad de Internet para los menores, adscrito al Safer Internet Program de la Comisión Europea y  ofrece un decálogo de consejos imprescindibles para evitar el grooming: 

  1. Rechaza los mensajes de tipo sexual o pornográfico. Exige respeto.
  2. No publiques fotos tuyas o de tus amigos en sitios públicos.
  3. Utiliza perfiles privados en las redes sociales.
  4. Cuando subas una foto asegúrate de que no tiene componente sexual alguno.
  5. No aceptes en la red personas que no hayas visto físicamente.
  6. Respeta tus propios derechos y los de tus amigos: protege tus datos y tu imagen.
  7. Mantén tu equipo seguro: evita el software malintencionado.
  8. Utiliza contraseñas realmente privadas y complejas.
  9. Si se ha producido una situación de acoso guarda todas las pruebas que puedas.
  10. Si se ha producido una situación de acoso no cedas ante el chantaje.
En  lo referente a adicciones cabe destacar la importancia de potenciar en nuestros hijos las actividades de ocio saludable como el deporte u otras actividades al aire libre y aquellas de tipo creativo como las manualidades. Esto, sumado al control del tiempo que dedican al uso de las tecnologías alejará el riesgo de adicción. En cualquier caso, si existe un problema es recomendable acudir al consejo de los profesionales.

En definitiva, en la red se encuentra lo mejor y lo peor de nuestra sociedad, como en la calle, y es precisamente en Internet donde podemos encontrar también los recursos para evitar conductas que impliquen algún tipo de peligro.