Las 'celeb moms' han tomado al asalto las redes sociales para mostrar su faceta maternal. Un arranque de normalidad (o exhibicionismo) que las marcas acaban capitalizando.

Hubo un tiempo en que las famosas eran capaces de cualquier cosa con tal de proteger a sus hijos de los 'flashes', pero las cosas han cambiado. Las 'celebrities' que hasta ahora disfrazaban a sus retoños con una gorra y gafas de sol XXL o exigían que se les pixelase la cara han decidido dejar de autocensurar a la familia y dar a conocer en sus redes sociales esa parcela de su vida. Al fin y al cabo, ¿a quién no le gusta presumir de lo guapos que son sus niños? Ni siquiera Gisele Bündchen se ha resistido a colgar en su Instagram una foto amamantando a su segundo hijo. Pero ¿qué les ha hecho cambiar de opinión?, ¿por qué las 'celeb moms' se han lanzado a compartir los aspectos más privados de su vida?, ¿mostrar la imagen de madre vende?

La intimidad menos íntima, esa que se airea en internet, cotiza al alza, al menos en lo que a las famosas y maternidad se refiere. La prueba está en que ya hay un anglicismo para referirse a esta última moda: 'brelfie', o lo que es lo mismo, el retrato de una madre –a ser posible, vip– dando el pecho a su bebé.

Conexión emocional

Un curioso fenómeno, sobre todo si echamos la vista atrás. Antes, ser 'top model' y estar embarazada era el pasaporte directo para la jubilación. Pero Alessandra Ambrosio, Natalia Vodianova o Miranda Kerr (estas dos últimas también han publicado fotos caseras amamantando a sus criaturas) han vuelto las tornas. Anunciar que van a ser mamás o mostrar al recién nacido (entero o por partes) es rentable en términos de proyección personal. Cada etapa de su gestación se transforma en una secuencia públicamente documentada. ¿Exhibicionismo o la llamada de la naturaleza?

Con esta autopublicación de retazos de sí mismas, las 'celebrities' premamás se convierten en mujeres de carne y hueso: hacen la compra, se cuidan, trabajan… Y conocer estos detalles de su vida las acerca a su público, las humaniza. Según explica Raquel Gatell, directora de la agencia de modelos Traffic, "las 'tops' usan sus redes sociales como el resto de la gente, así comque es normal que aparezcan en ellas con sus familias. Cuelgan imágenes de su vida cotidiana y esto permite que se establezca una relación de proximidad con sus seguidores".

Para ello es fundamental mantener patrones de buenas prácticas. Pasarlo bien, dentro de un orden, está permitido. La blogosfera guarda imágenes de la modelo Doutzen Kroes encinta de su segundo hijo y de fiesta con su marido, el DJ Sunnery James. Ahora bien, disfrutar no significa caer en excesos… salvo en el del trabajo. Para muestra basta solo seguir la pista de Anya Ziourova, estilista y directora de moda de la revista 'Tatler' en Rusia, que ha paseado su segundo embarazo por las semanas de la moda más importantes... y por las redes.

Manual de buena conducta

"Hay modelos que han seguido trabajando igual o más después de haber tenido a sus hijos, como Kate Moss, Isabeli Fontana o Malgosia Bela. La española Sheila Márquez, que fue madre en diciembre, retomó su actividad a los dos meses de haber dado a luz. Viaja siempre con su hijo y una niñera, y así consigue que su ritmo de trabajo se vaya recuperando", dice Gatell. Lo crucial es tener la sartén por el mango. Porque si algo les ha molestado desde siempre a las celebrities es que les 'roben' las imágenes, y más si son de sus niños. Ahora son ellas las que deciden cuándo y cómo quieren mostrarlos.

Todo bajo control

¿Un ejemplo? El de Elsa Pataky, que cuelga en su Instagram lo maravilloso que es ser madre, como se ve en unas recientes instantáneas, donde su marido Chris Hemsworth practica yoga con su hija en la playa, mientras la española se lo pasa en grande con los gemelos. La actriz empezó dándonos a conocer los pies de sus bebés y ahora no duda en enseñarlos al completo, aunque a cierta distancia.

Esta es una de las técnicas más utilizadas por las 'celeb moms' para proteger a sus babies de miradas demasiado indiscretas. Olivia Molina y Sergio Mur acaban de subir a sus redes las manitas de su segundo hijo, recién nacido. Y Paula Echevarría y David Bustamente acuden al recurso de fotografiar a su hija de espaldas o desenfocada. Y es que compartir esta información es un arma de doble filo. Puede convertir a los niños en moneda de cambio, pero también relanzar la carrera de su mamá.

A las marcas no se les ha escapado esta nueva dimensión. Ser madre, famosa y tener perfiles en internet es un plus a la hora de buscar una embajadora. Nieves Durán, directora general ejecutiva de la agencia de publicidad Tapsa|Y&R, lo explica así: "La maternidad es una experiencia transformadora, y conectar con lo que las mujeres sienten en ese momento ayuda a las marcas a reforzar su vínculo con ellas. Lo que vende no es la mamá ideal, sino ayudar a las mujeres a aceptar que no son perfectas en todos los aspectos, pero que pueden ser felices. Las firmas que apelan a una vivencia de la maternidad no idealizada serán más relevantes".

Recuperación exprés

De hecho, una de las imágenes más recurrentes de las mamás famosas es retratarse haciendo ejercicio; tal vez para que podamos comprobar que el milagro de la naturaleza no es tal, que ellas lógicamente también engordan cuando esperan un niño y que después les cuesta, como al resto, quitarse los kilos de más. Vanesa Lorenzo nos ilustró sobre su afición al yoga recién estrenada maternidad y a Karolina Kurkova la podemos ver en plena sesión de 'spinning' en un centro deportivo frecuentado por las tops para hacer respiración prenatal.

La recuperación exprés de Adriana Lima, que volvió a la pasarela a las ocho semanas de haber nacido su segunda hija, se debe a las sesiones de boxeo que le ha impuesto su entrenador Michael Olajide Jr, de las que el maestro da cuenta en aerospacenyc.com.Y hay quien ni siquiera espera a que nazca su hijo, como la modelo Coco Rocha, que ha compartido una imagen de ella en el gimnasio embarazada.

Disciplinadas como pocas, no solo revelan sus secretos de 'fitness', sino también sus defectos. Sus recomendaciones y, claro, sus marcas preferidas, se hacen virales en minutos, como el antiestrías Skin Tight o la crema para senos Pregnacy Boob Tube, ambos de Mama Mio (mioskincare.eur), que son los mejores aliados de las celeb moms. Otro must: el aceite Luxurious Rosehip Oil de Kora Organics (www.koraorganics.com), avalado por Miranda Kerr.

¿Cuánto hay de verdad y cuánto de negocio en estos 'tips'? "Lo que las modelos suben a sus perfiles tiene gran repercusión y puede redundar en un beneficio para las marcas, pero no se puede hablar de publicidad encubierta, aunque las firmas puedan aprovechar esta circunstancia para realizar campañas con su audiencia, que se siente identificada con ellas", afirma Mauro Fuentes, director de la agencia de social media Social@Ogilvy. Al final todos ganan: las marcas, las mamás vip y sus seguidores en las redes sociales. ¡Bienvenidos al nuevo 'show ¿business?' del Día de la Madre!