Guarderías a la carta

  • ¿Buscas un lugar especial para el cuidado de tus pequeños? Las madres de día, la niñera compartida, las “ecoescuelas” o los centros bilingües son una alternativa a la escuela infantil tradicional. Descubre por qué son diferentes.

Los niños no dan sus primeros pasos solo con los pies. Echar a andar es también el principio para la construcción de su identidad, de la socialización y de la entrada en el proceloso mundo académico. Hasta el vuelo de una mosca puede tener efecto sobre ellos. Por eso, es tan importante la elección de una guardería o escuela infantil. La apuesta por determinado proyecto educativo, el aprendizaje temprano de un idioma o el respeto hacia el medio ambiente son factores que te decantarán hacia una u otra elección.

En España, el 62% de los menores de tres años no asiste a centros educativos y de cuidados, según la Encuesta Europea de Ingresos y Condiciones de Vida (Eurostat) de 2010.
Un porcentaje que baja hasta el 5% entre los tres y seis años. El resto acude a la guardería o a la escuela infantil al uso. O no. ¿Dónde van entonces?

Madres solo de día


Cuidan de sus hijos y de los de otras mujeres en su propia casa. Además, son al tiempo educadoras de formación con una intención pedagógica profesional y un proyecto educativo. Abogan, eso sí, por el derecho del niño a permanecer en el hogar. Cada madre de día atiende como máximo a tres o cuatro niños menores de tres años y les ofrecen una atención personalizada.
 
El ambiente que se respira en estos centros sigue siendo familiar. Lo es en La Casa de la abuelita, dirigida por María Gladys Balaguer, en Aravaca, o en Mamá Luna, con Mariló Cabal y Nesti Baquero, en Las Matas, ambos en Madrid. Esta situación es bastante habitual en Alemania (tagesmutter), Suiza (amans de jour), Francia (assistance maternal) o Inglaterra (childminders), y pero apenas es conocida en España. Estas madres de día siguen los modelos pedagógicos Waldorf, Wild, Loczy y Montessori. ¿El precio? Entre 350 y 500 € al mes. Si quieres saber más, un libro de cabecera es “La mejor guardería, tu casa”, de Eulàlia Torras de Beà (Ed. Plataforma).

Más información.: www.madresdedia.org.

Casas amigas


Aquí viven las únicas madres de día que están reguladas legalmente. Lo fueron por la Orden Foral de 2006 del Gobierno de Navarra. El objetivo era reconocer social y laboralmente una actividad que tradicionalmente se realizaba dentro de la economía sumergida. Se daba alas así a un recurso de conciliación de la vida laboral y familiar.  

El año pasado las propias trabajadoras se constituyeron como madres de día de Pamplona. Están distribuidas por diferentes barrios: en el casco viejo, en el Ensanche o en San Juan y en total hay 16 hogares supervisados. En ellos los niños pueden estar entre cuatro y siete horas. En el País Vasco se les conoce como nidos familiares (haur etxeak), y también están apoyados por el Gobierno con reconocimiento y ayudas.

Más información: madresdediapamplona.com y www.gizartelan.ejgv.euskadi.net.

Niñera compartida

Esta modalidad se conoce también como “jardín rodante” y goza de cierto predicamento en países como Argentina, Chile o Estados Unidos. Se trata de un servicio especial de cuidado infantil para grupos reducidos de niños entre tres y cinco años, cuyos domicilios están próximos unos a otros. Aquí, es la educadora la que se desplaza y está un total de tres horas con ellos. Los niños, por su parte, van rodando de casa en casa. Los periodos de rotación se acuerdan previamente con los padres, aunque suelen tener una duración de entre una semana y 15 días.

El “jardín” enBrazos lo componen dos psicólogas (Raquel Huéscar y Azucena Ponte) y un equipo de profesionales entre los que tambien hay fisioterapeutas
. Además, ofrece espacios familiares de juego y relación, y organiza grupos que se reúnen una vez a la semana durante hora y media.

Más información.: www.enbrazos.com.

Hotel infantil

Estas guarderías nocturnas están hechas a la medida de los padres que trabajan de noche, que quieren salir a cenar o tomarse el día libre.
En el fondo se trata de un servicio de 24 horas para cuidar a niños, en el que se incluyen actividades, cena, lectura, cine e, incluso, el desayuno del día siguiente.

Estos “hoteles” están muy extendidos en América Latina y Estados Unidos. En nuestro país, aún se trata de algo alternativo, pero en Valencia se encuentra la escuela infantil Al Cole, que abre de lunes a viernes y de 20 a 9 horas para admitir “clientes”(niños de cero a cinco años). Una vez al mes, y por la noche, celebran pequefiestas de pijamas.

En Murcia, Primeros Pasitos está pensada para acoger menores de seis años durante los fines de semana y festivos, de 20:30 a 9:30 h. Y a diario abren sus puertas Duendecillos en Artia (Irún), la escuela Mamá Oca en Madrid, Almarza en Alfacar (Granada) o Butterflydream en Valladolid, que también ofrece este servicio bajo petición. Cuestan entre 25 y 50 € por noche o de 250 a 400 € al mes.

Más información.: www.educacioninfantilalcole.es; www.primerospasitos.es; www.guarderiaduendecillos.com; www.escuelainfantilcondeorgaz.com y www.butterflydream.es.

Con el sello bio


El Girasol, de Madrid, se define como una escuela infantil respetuosa y verde. Sirve comida ecológica y casera, aderezada con hierbas aromáticas que los propios niños recolectan en las proximidades. Estos pequeños hortelanos cavan y siembran, se habla inglés y francés, y se abre la biblioteca y el atelier de par en par para la lectura, el teatro, cuentacuentos y hasta para intercambio de libros. Se adapta a las necesidades de los padres, a quienes se ofrece música y yoga.

El proyecto guipuzcoano Ekolapiko (“lapiko” es olla en euskera) trata de introducir la alimentación ecológica y saludable en los comedores escolares. Con menús equilibrados, asistencia técnica, distribución de alimentos y actividades de sensibilización medioambiental como visitas a caseríos o charlas con cocineros. Funciona en las escuelas infantiles de Usurbil, Hernani y Oiartzun, y en la de Zuloagan en San Sebastián. En toda Guipúzcoa se elaboran cerca de 600 menús ecológicos a diario. Algo parecido a lo que hace Slow Kids en L’Hopitalet de Llobregat (Barcelona), con sus talleres y clases de educación alimentaria para niños.

Más información.: www.el-girasol.net; www.mipequenagranja.com; www.escuelasdulcinea.es; www.ekolapiko.ne y www.slowkids.net.

En Francia, hay una red ecológica de cuidadores de niños, Bbvert
, que quiere que los padres presten una atención “ecofriendly” a sus hijos.

Más información.: www.bbvert.fr.

Nada de correr

La filosofía “slow” tiene entre los niños a verdaderos fanáticos. Ellos siempre están corriendo, pero nunca tienen prisa. En la lentitud y la libertad está basado el proyecto educativo del Slow Center Xixupika, de Bilbao. Este espacio de juego libre está dirigido por la psicopedagoga y maestra Miren Alaña. Abre solo por la mañana y se sitúa al margen del sistema rígido y competitivo de los horarios y los exámenes. Acoge a 10 niños hasta los seis años, de lunes a viernes, y se reserva alguna plaza para alumnos esporádicos. Además, este centro está abierto a la celebración de cumpleaños y a pasar tardes en familia.

Más información.: www.xixupika.com.

Mejor con idiomas

Que los niños sean bilingües es el sueño de muchos padres. La escuela St. Alice’s Nursery, de Madrid, fusiona el sistema educativo español y el inglés desde los 12 meses. Además, admite alumnos hasta los tres años. En Málaga, Babynet pone a disposición de los pequeños de cero a tres años materiales audiovisuales, software informático y personal cualificado. Todo para que se familiaricen con el inglés. La Yago School Nursery, de Sevilla, ofrece un combinado de valores tradicionales, bilingüismo, música, nuevas tecnologías y deporte, desde que son bebés. A los seis meses, sus primeros balbuceos ya son ecos anglosajones.

El uso del inglés como única lengua en todas las aulas y el método pedagógico Montessori son las dos bazas de peso que juega la escuela Nice Day de Murcia, para pequeños de cero a tres años. Entre los ases que se guarda en la manga: el rincón del pequeño gourmet y el taller de arcilla Jumping Day. El colegio de Santander, Jardín de África, extiende su bilingüismo desde los primeros días de la guardería, según la metodología de “las inteligencias múltiples”, de Howard Gardner.

Y para confirmar que sigue habiendo vida más allá del inglés, la guardería bilingüe franco-española Le Petits Bilingües acoge niños desde los tres meses a los tres años, y la escuela infantil alemana Kinder Paradies, ambas en Madrid, desde los dos a los seis.

Más información.: www.stalices.es; www.babynetonline.com; www.yagoschool.com; www.jardindeafrica.com; www.garderiebilingue.com y www.kinderparadies-madrid.com.